Goya 2020, como una función de fin de curso

Publicidad La Vuelta al Año en 80 mundos.jpg

Goya 2020
Plantilla Juan PozEl simulacro de los Oscars mejora algo la presentación y los efectos especiales, pero le sigue faltando fuerza al guion…

La retransmisión televisiva de los Goya exige demasiado a unos telespectadores que no son, en su mayoría, ni siquiera “afectos” al cine español, a juzgar por la taquilla. Desde  el histórico récord de público de 1999 en La 1, con un 33,5% de share, el programa más visto ayer sábado pasó por los pelos del 26%, lo cual puede tener su explicación en el publirreportaje de La 1 antes del telediario, que luego se extendió al telediario propiamente dicho: una eficaz arma disuasoria, a juzgar por las banales entrevistas y el desfile de glamures de mercadillo con que nos obsequiaron nuestras pálidas estrellas nacionales.

Ayer todo se conjuró, Málaga incluida, para convertirse en un acto patrio de respaldo a la candidatura de la película de Pedro Almodóvar para los Oscars de verdad, cuyo «ensayo» con figurantes pudimos contemplar con algo de la vergüenza ajena con que se suelen ver los alardes de narcisismo propios de estos acontecimientos en los que tan poca cosa ocurre. Diderot fue muy explícito en «La paradoja del comediante», cuando defendía que solo desde la profunda serenidad anímica del intérprete podía este representar las pasiones que habían de subyugar a los espectadores. Si atendemos a que el espectáculo de ayer lo fue propiamente, un espectáculo, se infringió esa ley no escrita y tuvimos que sufrir los pathos clásicos de este tipo de actos en los que la espontaneidad de quienes no lo son en su profesión se vuelve un hueso duro de roer. Ni siquiera la octogenaria debutante Benedicta Sánchez, que ya se marcó en otro foro una muñeira verdaderamente entrañable, supo ejecutarla de nuevo, para solaz de los espectadores.

Publicidad libro entrevistas

Todos sabemos que una gala de más de tres horas es una piedra en el hígado, y que es muy difícil concebir que haya habido -excepción hecha de amigos y familiares de los nominados, además de la gente del “mundillo”- espectadores capaces de seguirla íntegra, como, por deferencia hacia mi Conjunta, tuve yo a bien permanecer «atento» a la pantalla y, ¡por primera vez en años!, deseando que la gala fuera interrumpida más a menudo por anuncios publicitarios…

El metraje excesivo es una losa tan pesada que ni el levantalosas que asistió al fiestuqui -para no entrevistarse con el Presidente legítimo de Venezuela, Guaidó-, sería capaz de levantar esta para ahorrarnos algo del tedio que inevitablemente acaba disuadiéndonos de seguir ante la pantalla e invitándonos a irnos a leer o a otros menesteres igualmente saludables que también se realizan en la cama.

 

Por primera vez desde que yo recuerde, que tampoco soy adicto a estas galas ajadas, los presentadores de la misma no tuvieron ese omnipresentismo que acaba haciéndose pesadísimo, como cuando las presentaron Dani Rovira o Corbacho, por ejemplo. Además, y eso ha sido la novedad más importante, ¡por fin el escenario se ha convertido en un espacio de acción cinematográfica digna de la gala a la que sirve! Aun torpona y algo chabacana, la representación de la supermujer SS tuvo algo de gracia, por los efectos especiales proyectados, del mismo modo que ciertas retrancas de Andreu Buenafuente, de tipo político, fueron más inspiradas que los habituales chafarrinones, como cuando le sugirió a Barroso que se cambiara el nombre, “Mariano”…, o como cuando pretendió no saber cómo había de dirigirse a Pedro Sánchez teniendo en cuenta que el “presi” esa noche era Barroso, que Pedro era Almodóvar y que el “guapo” era Antonio Banderas… Se agradeció la ausencia de chascarrillos facilones, como el que clausuró la gala, por cierto que, supuestamente, había de tener la gracia en el culo y, en efecto, tuvo la gracia en el culo… La reincidencia con el actor Jorge Sanz fue muy buena, así como la aparición “con tartas de slapstick en la cara” de los dos peores presentadores de la gala por aclamación popular. La guinda, como en otras situaciones, la puso el verdadero triunfador del cine español en las pantallas, Santiago Segura, cuyo “producto” no concitó el más mínimo interés por parte de los académicos, acaso con razón y quien reivindicó la umbralada… (“Yo he venido para hablar de mi libro, ¿cuándo se habla de mi libro?”). Cabe agradecer, también, a diferencia de otras ediciones, que los premiados no usaran el micro como púlpito, salvo las excepciones de rigor. Llega uno a la conclusión de que en estos casos, el silencio, la sonrisa y una generosa palabra: «gracias», son el mejor discurso, la verdad.

1579979733_159261_1579997221_noticia_normal

Aunque les sirvió a los presentadores para un chiste, El crack cero… nominaciones, no deja de sorprenderme que una película tan excelente como esta de José Luis Garci, quien ha sacado un partido excepcional de los pocos menos de dos millones que costó la película -que ya me hubiera gustado saber a mí qué hubiera hecho Almodóvar reduciéndole los siete millones de más que costó la suya- no haya llamado la más mínima atención de los académicos. ¿Tendremos algún día las filias y fobias de los mismos, como sabemos la orientación ideología de todos los jueces…? El cine, por suerte, no depende siempre del dinero, y casos hay de películas hoy míticas que incluso se puede decir que han sido de fabricación «casera», como Eraser head, de Lynch. No puede competir Garci en taquilla con cineastas de proyección mundial como Amenábar o Almodóvar, pero sorprende que a los académicos les hayan pasado desapercibidos los valores fílmicos de esta culminación de una trilogía esencial en el cine español. Solo deseo que la taquilla le haga la justicia que le han negado los académicos. No olvidemos, con todo, y de ahí el desplante de Segura (sobre el seguro de su magnífica taquilla que le permite «ir a su bola»), que hay más odios cruzados en el «mundillo del cine» que en la propia política, que lleva la mala fama. En esta vimos a Espinosa de los Monteros, Pablo Manuel y Arrimadas riéndose unas gracias que mucho me temo que serían difíciles de ver entre Almodóvar y Amenábar, por poner un ejemplo cercano…y nominado.

407

Síguenos en Twitter

Deslucido hasta casi el insulto quedó, eso sí, el homenaje a Marisol, no solo porque hubiera merecido unos minutos retrospectivos que repasaran su larga filmografía para ver a la reina del desparpajo infantil y a la magnífica actriz adulta de Los días del pasado, de Mario Camus, sino porque  ni siquiera el presidente de la academia se dignó a hacer entrega del galardón a sus hijas. ¡Que no le han perdonado el feo de no ir en persona a recogerlo, vaya, y no hay más que hablar! Y menudos somos en este país para exhibir el desprecio… Algo más de respeto hubiera merecido una auténtica “gloria” viva de nuestro cine, parte inolvidable de él para muchas generaciones aún vivas. Que cantara su hija, con menos voz que Lee Marvin en La leyenda de la ciudad sin nombre, o que lo agradeciera su digna heredera sobre las tablas, María Esteve, no paliaron esa sensación de orfandad gélida en que se convirtió esa parte del acto, más próxima a la galería de los “desaparecidos”, con la excelente actuación de Jamie Cullum, que a la fiesta grande del honor en vida.

5492924

Sobre el palmarés de premiados solo cabe repetir el tópico de siempre,  que nunca llueve a gusto de todos; pero, sin haberla visto aún -la compraré con El País en breve- , uno «intuye» que O que arde merecía bastante más, así como Las ventajas de viajar en tren o Intemperie, que promete. Las veré y lo diré, por supuesto. Todos los premiados tuvieron sus momentos de «emoción» solapados con la inverosímil solidaridad y la obligatoria admiración al resto de los nominados, lo que no ocurrió en el caso del mejor director, curiosamente; pero sobre los egos y su iglesia ya hay doctores que pontifican muy bien, como para meterme yo ahora en heterodoxias extemporáneas.

Síguenos en Facebook

 

Los espectadores agradecen la sobriedad de los «premios menores», aunque, en su calidad de «industria», no hay parcela, desde el maquillaje hasta el vestuario, pasando por la música o la labor de producción que admita esa categoría de «menor», véase, por ejemplo, la impecable labor de dirección artística de una película como la de Amenábar, por ejemplo, que cae, casi, dentro del cine de época. Lo que está claro, y eso es indiscutible, es el nivel de calidad de nuestra industria fílmica. Otra cosa muy distinta es, por supuesto, que esos esfuerzos productivos acaben teniendo el favor del público, pero son muchas las películas españolas en los últimos años que tienen una calidad excepcional, y ahí están incluso los propios palmarés de los Goya que alguna vez la ha reconocido, dicha calidad. Lo propio, sin embargo, es que muchas películas ni siquiera lleguen a estrenarse, pero, para que sirva de consuelo, acérquense los «quejicas» a una realidad como la del estreno de la última película del maestro Roy AnderssonSobre lo infinito -que Filmin tiene la delicadeza de invitarme a verla-, y verán que en todos lados cuecen habas… ¿Es necesario recordar que un director tan polémico como visionario, Albert Serra, es algo así como un «apestado» para esa «fiesta del cine»? O sea, que, más allá de los oropeles de dos películas mediáticas, pero no poco mediocres, las que se llevaron la cesta de las nominaciones, hay una realidad fílmica viva y muy digna de que pasemos por taquilla para verla.

 

Juan Poz-FirmaPuedes seguir a Juan Poz en Twitter como @JuanPoz9 y también en su excelente blog de crítica cinematográfica «El Ojo Cosmológico de Juan Poz» y en su blog de crítica literaria «Diario de un artista desencajado»

A MagazineFranja Patrocinio Patreon & Paypal

Ataraxia Magazine es un digital de lectura gratuito en Internet. Publicamos a lo largo del mes más de una treintena de extensos artículos y columnas de política, sociedad y cultura, fruto del esfuerzo y dedicación de un equipo de más de quince periodistas, escritores, juristas, abogados, economistas y expertos en todo tipo de materias. Cada número supone no menos de 400 horas de trabajo colectivo. Garantizar la continuidad de una iniciativa de estas características sin financiación es imposible. Si te gusta nuestra publicación te pedimos que contribuyas, en la medida de tus posibilidades, a su continuidad; o bien patrocinándola mediante una mínima cuota mensual de 5 dólares (4,45€) a través de PATREON (hallarás el enlace tras estas líneas) o bien aportando mínimas cantidades, a partir de 1€, mediante un micropago utilizando PAYPAL (enlace tras estas líneas). GRACIAS por tu ayuda. Deseamos poder seguir brindando a nuestros lectores textos y contenidos de calidad de forma abierta y accesible a todos.

PATROCINA ATARAXIAMAGAZINE CON UNA CUOTA DE 5$ (4,44€)

anuncio Ataraxia-Patreon

PATROCINA ATARAXIAMAGAZINE CON UNA MICRO DONACIÓN (2€)

 

Micro donación mediante Paypal

Mediante Paypal (no es necesario tener cuenta en Paypal) puedes aportar 2 €, a fin de garantizar la permanencia y viabilidad de tu revista en Internet. Muchas gracias.

€2,00


email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook:


Autor- Juan PozImagen de cierre de artículos