El peligro de leer malos libros

Deberíamos hablar más a menudo de los gravísimos daños que causan algunos libros. Ahora no me refiero tanto a esas obras abominables inspiradas por la maldad del ser humano y que pavimentan el camino hacia los genocidios —pensemos, por ejemplo, en “Mein Kampf”, que mi cofrade Juan Poz leyó y comentó en estas páginas— sino más…