Un globo, un niño, un tractor

¡Eureka, ya tengo la respuesta! Por fin he entendido la mente indepe… ¿Cómo lo he conseguido? Vamos allá. El pasado día 11 me infiltré entre la multitud de la Diada, como si fuese un antropólogo curioso. Gente sonriente con sus camisetas de un color chillón, niños con globos y caras pintadas, personas de edad avanzada…