Europa en cuestión

Estamos asistiendo a una situación económica y energética a nivel mundial que podríamos llamar insólita y que nadie ha sido capaz de prever ni de ofrecer soluciones alternativas en estos últimos 40 años.

Estamos asistiendo a una situación económica y energética a nivel mundial que podríamos llamar insólita y que nadie ha sido capaz de prever ni de ofrecer soluciones alternativas en estos últimos 40 años. Aún a pesar de las crisis vividas anteriormente tanto energéticas como económicas y financieras, parece mentira que ningún político en el cargo haya sido capaz de poder hacer una planificación energética eficiente, sostenible y que garantizase el suministro de forma estable. 

El caso de la Unión Europea y en particular de Alemania y algunos países del norte es evidente. La transición hacia esa famosa “energía” verde y el rechazo a los combustibles fósiles y a la energía nuclear, ha provocado una dependencia del gas ruso (barato) y de las energías renovables (intermitentes) que han puesto a Europa en una situación muy crítica tras la invasión de Ucrania y el corte de suministro de gas ruso por el famoso gasoducto Nord Stream 1 y 2 después de las sanciones aplicadas a Rusia. 

Las consecuencias de todo ello ya las estamos padeciendo todos en nuestros bolsillos y nuestras facturas mensuales, incluso en aquellos países donde la dependencia del gas ruso era bastante menor. A pesar de ello, ninguno de esos políticos que nos han traído hasta aquí ha salido a pedir perdón y a poner encima de la mesa alternativas que permitan que esta situación no se vuelva a repetir. Ninguno. Lejos de pedir perdón, han seguido con sus políticas expansivas monetarias, inundando de liquidez el mercado y presionando a una inflación que ya en 2021 se anticipaba más alta y que ha llegado a cotas no vistas en los últimos 40 años. Además de seguir incidiendo en la famosa Agenda 2030 y su transición verde. 

Recuerden que la inflación es el “impuesto de los pobres” y es una las peores lacras para las economías, especialmente para aquellas más vulnerables y con bajos ingresos. Ya estamos viviendo situaciones de economías familiares en situación muy preocupante y recurriendo a todo tipo de ayudas para poder enfrentarse al encarecimiento de todos y cada uno de los componentes de sus facturas mensuales.

No les voy a aburrir con datos y estadísticas que ya ven todos los días en las televisiones y periódicos sobre la evolución de la inflación (ya la sufren en sus bolsillos) ni tampoco con cual debe ser la política energética que se debe implementar para evitar situaciones similares a futuro. Energía nuclear conviviendo con desarrollo de renovables y aprovechamiento de todos los recursos a nuestro alcance (fracking y tierras raras) para poder tener el suficiente abanico de oferta de energía que garantice la estabilidad de suministro y abarate el coste de la electricidad en la factura de los consumidores. Reforma del sistema de precio mayorista de la electricidad en España vinculando el precio marginal a los contratos de futuros (y no al precio al contado más volátil), eliminación de impuestos y cargas políticas de la factura, eliminación del impuesto a los derechos de CO2 y favorecer fiscalmente el desarrollo de nuevas inversiones para explotar todos los recursos disponibles así como eliminar las leyes que limitan su prospección y explotación, como es el caso  español.

Ya lo estamos viendo en otros países que están empezando a desarrollar capacidad nuclear y el desarrollo del fracking para tener mayor oferta de suministro. Estar dependiendo de países como EEUU que se ha convertido en el salvador del mercado europeo con sus exportaciones de GNL (gas natural licuado a través de metaneros) pero a un precio más del doble que veníamos pagando antes de la invasión o de países como China, Arabia Saudí, Argelia, Nigeria y algunos otros, no tiene ningún sentido, especialmente si disponemos de los recursos a nivel interno para poder ser independientes energéticamente hablando. Especialmente cuando estos países utilizan técnicas mucho más contaminantes para desarrollar sus recursos, como es el caso de China.

Que España esté importando gas ruso (9% de las importaciones) a estas alturas del partido y financiando al régimen de Putin no tiene nombre ni ningún sentido lógico.

Todo ello está llevando a unas cifras de déficit comercial preocupantes, insostenibles e históricas en toda la Unión Europea (España incluida). El otro día conocimos el déficit comercial de la zona euro en agosto con un aumento de 50.900 millones de euros comparado con un superávit de 2.800 millones de euros del mismo mes de 2021. En términos acumulados en el año 2022 el déficit comercial asciende a 228.800 millones de euros frente a un superávit de 124.000 millones de euros del mismo periodo de 2021. Son palabras mayores. Y la mayor razón de este giro en las cifras, está basado en el déficit energético en el que estamos incurriendo con las importaciones de energía a las que Europa se ha visto obligada a recurrir. En el caso español la situación es similar. Estamos aumentando nuestro déficit energético en unos 5.000 millones mensuales en 2022. La decisión del Sahara tomada por nuestro inepto presidente y la pérdida del gas de Argelia ha supuesto una mayor importación de gas de otros países, principalmente de EEUU, a unos precios más del doble del que veníamos pagando. Naturgy está ahora en plena negociación con Sonatrach para revisar los contratos del suministro del 20% del gas que recibimos todavía de Argelia y que supondrá una actualización de precios de mercado, lo que implica que nuestra factura se seguirá encareciendo. De ahí la fuerte caída del euro en los últimos meses, que se seguirá manteniendo en la medida que seguimos importando inflación mes tras mes.

Toda la situación en su conjunto ha provocado una inflación galopante que en muchos de los países supera los dos dígitos hasta el mes de agosto. Algo absolutamente insostenible y que no parece que vaya a remitir en los próximos meses de invierno.

Los bancos centrales han tenido que reaccionar ante este incremento descontrolado de la inflación con fuertes subidas de tipos que se mantendrán al menos en las próximas dos subastas y que llevarán los tipos a niveles superiores al 3%-4,5% como herramienta para poder intentar bajar la inflación al objetivo del 2%. Algo que según las estimaciones de los principales servicios de estudios, no ocurrirá hasta bien entrado el año 2024.

La subida de tipos y la inflación disparada provocará que la economía global se desacelere y que incluso se pueda llegar a una recesión técnica (dos trimestres de crecimiento negativo del PIB) en muchos países como es el caso de Alemania, España, Francia, Italia, Reino Unido y el propio Estados Unidos. El propio Luis de Guindos ya reconocía el otro día que el escenario pesimista que contemplaban, pasa a ser el escenario central para 2023, lo que implica bajo crecimiento (incluso recesión técnica) e inflación alta y persistente. Lo que normalmente se llama “estanflación”. La Unión Europea podría entrar en crecimiento negativo del 0,9% de su PIB en 2023 comparada con un crecimiento estimado previamente del 0,9%. Y una inflación del 6,9% en 2023 frente a una estimación previa del 5,5% del escenario base.

Y además de toda esta negra situación a futuro, hemos vivido una crisis de deuda soberana en Reino Unido muy preocupante, teniendo el Banco de Inglaterra que intervenir en el mercado, inyectando liquidez para que los fondos de pensiones no se vieran perjudicados por las subidas de garantías exigidas para proteger la caída de los precios de la deuda soberana (Gilts), técnicamente llamadas “margin calls”. 

Y mientras, nuestro querido gobierno presentando unos presupuestos absolutamente expansivos con incrementos de gasto insostenibles y con unas previsiones de ingresos (vía mayores impuestos y recaudación por la inflación) difícilmente creíbles ante la desaceleración del consumo privado y de las economías en su conjunto. No hay por donde cogerlos. Seguimos aumentando el déficit estructural (cercano al 4,5% del PIB) y aumentando la deuda (cercana al 120% del PIB) en el peor momento posible. Ni un solo anuncio de reducción de gasto improductivo, reducción de estructura pública o de austeridad fiscal y presupuestaria que es la necesaria en este momento. Para colmo se suben el sueldo un 5% cuando la media de los convenios en el sector privado español no supera el 2,6% y en Europa el 4,4%. Con un par. Mientras los españoles sufren una inflación real cercana al 40% con la consiguiente pérdida de poder adquisitivo.

Y esta es la situación queridos lectores. Nada halagüeña y con unos mercados, tanto de renta fija como de variable, con caídas superiores al 20% y destruyendo el ahorro (sumen la inflación). El dólar se ha convertido en el refugio natural de los inversores ante la evolución del resto de monedas fiat y sus economías.

Edredones fuertes queridos lectores, dos duchas a la semana y restricciones en consumo de electricidad. Esa es la propuesta de Hacienda y en estas manos estamos. Cuídense que viene un invierno muy duro.

ÁLVARO SHARES

Puedes seguir a Álvaro Shares en Twitter como @AlvaroJuer

ÁLVARO SHARES es un licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por el CEU y la Universidad Autónoma de Madrid, que ha sobrevivido a 31 años de experiencia en la bolsa española, en firmas de primera fila del sector financiero como JP Morgan o BBVA, entre otras. Desde el año 86 ha visto y seguido la evolución del profundo cambio que han sufrido los mercados hasta la actualidad. Desde el crash del 87 hasta el Brexit del 2016, así como la evolución tecnológica y el desarrollo de nuevas alternativas de inversión, siempre de la mano de los principales inversores nacionales e internacionales. Mucho mundo a sus espaldas y muchos viajes con los principales directivos de las compañías españolas. Y con ganas de seguir aprendiendo.

A Magazine

Franja Patrocinio Patreon & Paypal

1

Patrocina Ataraxia Magazine en PATREON desde 5$ (4,50€) al mes

https://www.patreon.com/ataraxiamagazine

Captura de pantalla 2020-05-12 a las 15.11.03

2

Patrocina Ataraxia Magazine mediante una donación por PayPal

Puedo donar 5 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 10 o 15 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 5 euros…

5,00 €

Puedo donar 10 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 20 o 30 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 10 euros…

10,00 €

Puedo donar 20 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 40 o 60 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 20 euros…

20,00 €

Puedo donar 50 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 100 o 150 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 50 euros…

50,00 €

3

Patrocina Ataraxia Magazine con 2€ por lectura mensual

Aportaré por la lectura de cada número 2 euros mensuales

Aportaré 2 euros mensuales por leer Ataraxia Magazine, mediante un micropago utilizando PAYPAL (no es necesario tener cuenta en PayPal para efectuar el pago).

2,00 €

A Magazine

email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/ataraxiamagazine

Imagen de cierre de artículos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s