Blonde, versión libérrima de un mito


«Blonde», de Andrew Dominik o la Marilyn de Joyce Carol Oates. La versión libérrima de un mito cuyas escabrosas sordideces no dan respiro… ni le hacen «justicia» al doble industrial de Norma Jeane Mortenson.

Título original: Blonde • Año: 2022 • Duración: 166 min. • País:  Estados Unidos • Dirección: Andrew Dominik • Guion: Andrew Dominik. Novela: Joyce Carol Oates • Música: Nick Cave, Warren Ellis • Fotografía: Chayse Irvin • Reparto: Ana de Armas, Bobby Cannavale, Adrien Brody, Julianne Nicholson, Evan Williams, Xavier Samuel, Caspar Phillipson, Toby Huss, Sara Paxton, Chris Lemmon, Dan Butler, Garret Dillahunt, Lucy DeVito, Michael Masini, Ned Bellamy, Scoot McNairy, Rebecca Wisocky, Catherine Dent, Spencer Garrett, Eden Riegel, Tygh Runyan, Sonny Valicenti, Haley Webb, David Warshofsky, Ravil Isyanov, Judy Kain, Time Winters, Jerry Hauck, Patrick Brennan, Colleen Foy, Mike Ostroski, Rob Brownstein, Rob Nagle, Jeremy Shouldis, Eric Matheny, Ryan Vincent, Warren Paul, Mia McGovern Zaini.

         Confieso que, en su momento, abandoné la lectura de Blonde, de  Joyce Carol Oates, hacia la página 400, cansado de la morosidad con que lleva al lector al corazón de un mito cinematográfico y social del siglo XX, acaso uno de los más impactantes y duraderos junto al cuarteto de Liverpool: The Beatles. Es cierto que en los traumas de infancia podemos hallar la explicación del significado de los rasgos definitorios de una vida adulta; pero no siempre se hace justicia al libre albedrío de los individuos con esa suerte de terrible determinismo. Añadamos, por si a alguien se le olvida, que Blonde no es una biografía ni quiere serlo, sino una novela, un relato de ficción sobre la vida de Marilyn Monroe en el que la autora se toma cuantas libertades argumentales le parecen convenientes para «desentrañar» una vida cuya «desnudez», real o figurada, está en la base de su fama. ¿Cuál es el problema de este planteamiento? Muy sencillo, y ha aparecido en las diferentes reacciones adversas que ha sufrido la película: el personaje Marilyn Monroe es un mito del siglo XX, de absoluto “dominio común”, razón por la cual lo más probable es que un espectador se acerque a cualquier creación sobre ella con un ánimo «documental», para «saber» más de la vida «real» de la protagonista. En lugar de esa «información», el espectador obtiene una visión de Marilyn que deambula por el terreno de la ficción sin apartarse demasiado, en apariencia, de la vida «reconocible» de la actriz. Algo muy diferente de lo que hizo Simon Curtis con Mi semana con Marilyn, en la que narra un episodio olvidado de la vida de actriz en Inglaterra, mientras rodaba El príncipe y la corista, de Laurence Olivier y después de que Arthur Miller, en plena luna de miel con su reciente esposa, volviera a Usamérica. Este recuerdo me trae a la memoria la excelentísima interpretación de Michelle Williams como Marilyn, en todo momento creíble. No me ha pasado lo mismo con la alabada y reconocida interpretación de Ana de Armas, juicio al que me sumo, sobre todo en los planos largos; pero, a pesar del ajustado continente representado por la actriz de forma impecable, constantemente percibía algo en la expresión de De Armas que me parecía una traición a Marilyn: era un envoltorio vacío: nada de todo aquello que la mirada entre confiada y escéptica de Norma Jeane era capaz de transmitir en cualquier pose fotográfica o en cualquier plano aparecía en la película…, ya digo que a pesar del extraordinario desenvolvimiento de la actriz y el increíble trabajo de adaptación a la mímica y a la dicción de la mítica actriz usamericana .

         De Andrew Dominik he visto dos películas que me han gustado, una más que otra: El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford , en exceso parsimoniosa, y Mátalos suavemente, que me pareció un neonoire deslumbrante, con un Pitt y un Gandolfini en el zenit de su arte. En Blonde, sin embargo, e imbuido por ese afán de denuncia del famoso heteropatriarcado que late, poderoso, en la novela de Oates, el director se ha lanzado a tumba abierta a una visión de Marilyn tan  «desde dentro»  que incluso no tiene reparos en colocar la cámara en el útero de Marilyn para mirar desde él el mundo imposible del deseado embarazo. La documentación indica, al parecer que Marilyn Monroe sufrió tres abortos espontáneos, uno de los cuales se refleja de un modo muy chusco en la película, a diferencia de lo que sucede en la novela, lo que quiere decir que hay una adaptación de Blonde que es incluso infiel a la propia novela. Mientras que el tropezón en la playa fue en las escaleras de la casa, el aborto se produjo no en la playa, sino cuando, según la novela, ella bajó sola al sótano, lugar donde se fijaban sus alucinaciones.

         La realización mezcla el blanco y negro y el color de un modo un tanto arbitrario, aunque puedo reconocer que me haya pasado inadvertido el orden secuencial que no he sabido detectar, y junto a colocaciones de cámara como la intrauterina, hay secuencias «aceleradas», presagio de la violencia inminente, como la indignación de DiMaggio por las fotos de ella desnuda, el rodaje en plenas calles de Nueva York, junto a más de dos mil personas de la escena icónica del respiradero del metro levantándole las faldas en La tentación vive arriba, de Wilder o los efectos de la ingestión de drogas que perseguían objetivos opuestos: la relajación y la activación, es decir, explota al máximo las distorsiones de las tomas para supuestamente, acercarse a la intimidad de la protagonista, quien, más allá de querer convertirse a toda costa en una gran actriz, estuvo expuesta a desequilibrios emocionales que en buena parte tienen su origen en haber sido separada de su madre siendo aún una niña, cuando ella, hija de padre desconocido, tuvo que se ingresada en un sanatorio mental. Este punto del abandono paterno constituye uno de los ejes alrededor del cual construye Joyce Carol Oates su novela, porque condiciona no solo la ficticia aventura con los dos hijos tarambanas de dos celebridades de Hollywood, sino también la figura del padre que ella va buscando en sus matrimonios, y que, obviamente, no encuentra.

         Este crítico se pregunta seriamente no solo qué ha querido narrar Dominik, porque la película se queda a medio camino de muchas posibilidades: el tradicional juguete roto, la víctima de un sistema industrial corrupto, el medro a través de los favores/abusos sexuales, la indefensión de quien no podía controlar el devastador impacto erótico de su propio cuerpo en los demás, la formación de una actriz con impulsos perfeccionistas, la degradación del star system y la degeneración del poder político, la historia de una drogadicción asociada a la conquista de la celebridad, el ídolo devorado por los consumidores, los miedos al paso del tiempo y la pérdida inevitable del atractivo físico como único reclamo propio, la dependencia de una imagen prefabricada tras la que desaparece como un fantasma la Norma Jeane que nunca pudo ser el «refugio» en los tiempos borrascosos, a fuer de desdibujarla por la inevitable presión del personaje mediático para seguir nutriéndose de sus dispares intentos  fílmicos, de sus escándalos transgresores y de una libertad desafiante que contribuyó, eso ha de reconocérselo, a ensanchar los horizontes de la sensualidad y de la sexualidad de las mujeres de su época, tan pacata, por lo general; sino también a qué última ratio responde la a veces enfebrecida y vertiginosa filmación de una vida que parece haber sido vivido al dictado de las diferentes drogas que la Monroe consumía. El resultado, sin embargo, está claro: Marilyn vivió una vida atormentada en la que apenas, a juzgar por la película, tuvo un momento de felicidad.

Ahora bien, si en lugar del efectismo dramático evidente con que nos quiere impactar Dominik hubiera escogida la vía de descubrir esos momentos de serenidad y placer inequívoco en la vida de la gran estrella, sin salir de Blonde los hubiera encontrado, porque frente a la imagen plenamente asquerosa que nos da del presidente Kennedy, la hija de este, Caroline, si es que ha visto este nervioso film tendencioso, se debe de estar preguntando por qué Dominik no ha escogido filmar el primer encuentro romántico de ambos en la caseta de la piscina de la mansión donde se conocieron, para luego endosarnos la ficción del desastroso segundo encuentro, amputado también en la película respeto del narrado en Blonde.

Los conocedores, dentro de lo que cabe, de la vida de la actriz, echarán de menos momentos carismáticos asociados a ella, como el del Happy Birthday a Kennedy con un traje totémico actualmente degradado por una «influencer», o tempora o mores…, o rodajes decisivos en su carrera cinematográfica como Bus Stop, de Joshua Logan, película producida por ella o la última The Misfits, «Vidas rebeldes», de John Huston. Sí aparece el conflictivo rodaje de Con faldas y a lo loco, de Billy Wilder, con un cameo virtual de Tony Curtis con De Armas en una reproducción de una escena. Pero ni rastro de la película de Yves Montand que precipitó el divorcio con Miller o la aventura británica con el regreso precipitado de Miller cuando estaban, prácticamente, compaginando luna de miel y el trabajo inexcusable de ella.

En términos generales, la producción es excelente, y los actores están perfectamente escogidos. Hasta Adrien Brody da el papel de Miller con total verosimilitud, y la perfección de la puesta en escena y del vestuario se ajustan como un guante, según he podido ver después en un documental sobre la actriz, a cómo ella vistió en sus días. Y ha de reconocerse que De Armas se ajusta al papel físicamente con mucha propiedad, si bien ya dejé recado del vacío espiritual que a este crítico le dejaba la expresión de su dolor. No así la de su frivolidad lanzando besos a la multitud en los estrenos, etc., que calcaba a la perfección.

Finalmente, confieso que he retomado la lectura de Blonde, si bien con mi experimentada capacidad de lectura rápida, y no me cabe sino recomendarla a los fanáticos de las celebridades, porque, aunque mezcladas con la ficción, los devotos verán desfilar por sus páginas al «Todo Hollywood» y no precisamente con su mejor rostro… La obra está compuesta con la técnica del collage y se nota el exceso de información y la ausencia de un plan definido para la narración, pero se ve que Carol Oates quería escribir una obra «popular» y es posible que lo haya conseguido. No sucede lo mismo con la película de Dominik, aunque peca también de dispersa, pero tampoco es de recibo el exabrupto de Boyero, porque ni de lejos la película es «exclusivamente» el histérico desgarro emocional de la actriz, cuya vida, bien es cierto, da para justificar eso y más. Sí, el «personaje» Marilyn era el glamour, la sensualidad, la risa y miradas pícaras, la ternura, la inocencia, la ingenuidad y el desamparo que busca la protección masculina, pero «eso» era ciertamente la ficción que, sin embargo, Dominik casi ha excluido por completo de su película, para daros otra infinitamente más sombría. Júzguela cada cual como estime conveniente, pero la película admite una visión desprejuiciada. Y la vida seriamente documentada de Marilyn, una lectura. Pero, y vuelvo al principio, que nadie confunda biografía y novela, por favor.

JUAN POZ

Puedes seguir a Juan Poz en Twitter como @JuanPoz9 y también en su excelente blog de crítica cinematográfica «El Ojo Cosmológico de Juan Poz» y en su blog de crítica literaria «Diario de un artista desencajado»

A MagazineFranja Patrocinio Patreon & Paypal

1

Patrocina Ataraxia Magazine en PATREON desde 5$ (4,50€) al mes

https://www.patreon.com/ataraxiamagazine

Captura de pantalla 2020-05-12 a las 15.11.03

2

Patrocina Ataraxia Magazine mediante una donación por PayPal

Puedo donar 5 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 10 o 15 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 5 euros…

5,00 €

Puedo donar 10 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 20 o 30 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 10 euros…

10,00 €

Puedo donar 20 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 40 o 60 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 20 euros…

20,00 €

Puedo donar 50 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 100 o 150 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 50 euros…

50,00 €

3

Patrocina Ataraxia Magazine con 2€ por lectura mensual

Aportaré por la lectura de cada número 2 euros mensuales

Aportaré 2 euros mensuales por leer Ataraxia Magazine, mediante un micropago utilizando PAYPAL (no es necesario tener cuenta en PayPal para efectuar el pago).

2,00 €

A Magazine

email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook:

Autor- Juan Poz

Imagen de cierre de artículos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s