Vikings Valhalla

«Vikings: Valhalla» o la fascinación por las sagas nórdicas; el spin-off o secuela derivada de la mundialmente aclamada serie de televisión “Vikings”, ya disponible en la plataforma Netflix, es el resultado de tres años de intenso trabajo de producción, rodaje y mucho secretismo.

Cuando el 4 de diciembre de 2019 se comenzaron a emitir los capítulos de la sexta y última temporada de “Vikings”, ya se daba por hecho que Michael Hirst, creador y director del espectacular drama histórico, acariciaba la idea de dar continuidad a la saga nórdica desarrollando, junto al escritor y guionista Jeb Stuart, una serie derivada, producida por MGM Television. Cuando la noticia se confirmó, decenas de millones de fans en todo el mundo respiraron con alivio. Cuando series estelares como “Juego de Tronos”, “Band of Brothers”, “Breaking Bad” o “The Walking Dead” terminan, dejan, invariablemente, un vacío difícil de llenar.

Para el gran público olvidar “Vikings” resultaba poco menos que imposible, porque como espectáculo reunía en sus 89 capítulos todo lo que se puede esperar de una serie de corte histórico de elevado presupuesto: personajes redondos, arrolladores, meticulosamente dibujados; veracidad histórica y ficción a partes iguales, entremezclada de forma inteligente; fotografía y música insuperable; y, sobre todo, acción incesante, asedios, batallas encarnizadas, paisajes espectaculares, aventuras, violencia y sexo. Con una mise-en-scène impecable –en todo lo referido a navíos, armaduras, fortificaciones, palacios y costumbres–, incluso superior en muchos aspectos a la formidable ambientación histórica de “Roma”, la serie coproducida por la BBC, HBO y la RAI, “Vikings” supone un regalo para los sentidos.

Culminar el inmenso trabajo que ha supuesto rodar los 24 episodios de esta serie –de los que ahora se estrenan los ocho primeros–, no ha sido tarea fácil, a pesar de que muchos de los escenarios principales, como el de Kattegat, capital y centro comercial del mundo normando, siguen siendo los mismos (localizaciones en enclaves naturales de Irlanda y los Ashford Studios, en el condado de Wicklow), y que los decorados, el atrezzo y la flotilla de drakkars de “Vikings”, convenientemente hibernado en hangares y dársenas, facilitaba las cosas. Pero todo ha sido más lento de lo esperado debido a las dificultades de trabajar con una pandemia mundial de por medio.

Hirst y Stuart tenían claro que “Vikings: Valhalla” debía basarse en una historia nueva. Las aventuras y la fascinante saga del mítico Ragnar Lodbrok –al que el director Richard Fleisher ya rindió tributo en su película “Los Vikingos” (1958), con Ernest Borgnine, Kirk Douglas y Tony Curtis–, rey de Suecia y de Dinamarca, y de sus esposas, hijos y compañeros de armas, había sido llevada en la serie hasta un punto conclusivo que impedía retomar la acción allí donde se había dejado; porque todos los héroes, escuderas y reyes que la protagonizan yacían bajo tierra o en el fondo de un fiordo, eliminados uno a uno de forma inclemente, a excepción de Ubbe, uno de los hijos de Ragnar, que logra arribar al Nuevo Mundo tras una angustiosa travesía oceánica, reencontrándose con Floki, el enajenado constructor de barcos.

Un salto en el tiempo, que cortara cualquier amarre con lo ya narrado, se imponía a todas luces. La historia de “Vikings: Valhalla” comienza un siglo después. Y aunque el paisaje parece el mismo todo ha cambiado drásticamente. El fin de la era vikinga se aproxima. El cristianismo ha ido ganando terreno en la cultura nórdica, dividiendo a los normandos en dos bandos difícilmente reconciliables: el de los que abrazan la cruz y la nueva fe y el de aquellos que persisten en aferrarse a una cosmovisión pagana y bárbara del mundo; fieles a Odín, los rituales sangrientos y la lectura de runas. En otro orden de cosas, y como resultado de incontables razzias e incursiones contra los diversos reinos de Inglaterra en años anteriores –y consiguientes tratados de paz y cesión de tierras–, son muchos los normandos asentados en tierras sajonas; integrados en su nueva patria ya apenas utilizan su lengua natal ni se preocupan de mantener vivas las costumbres de sus ancestros. 

Los primeros minutos de la nueva serie obligan al espectador a sumergirse en un dramático suceso –que a día de hoy aún suscita controversia entre muchos historiadores– acaecido el 13 de noviembre del año 1002, conocido como la Masacre de San Bricio, cuando el rey Etereldo II “El Indeciso” de la Casa de Wessex, ordenó el exterminio de todos los colonos vikingos asentados en Inglaterra, incluyendo a la nobleza inglesa de ascendencia danesa. En ese error de cálculo, de terribles consecuencias, fue asesinada la princesa Gunhilda, hermana del rey Svend I Forkbeard de Dinamarca, que en venganza, entre los años 1003 y 1012,  atacó las costas inglesas y terminó invadiendo el país.

La historia narrada en “Vikings: Valhalla” presenta como principales protagonistas a Leif Erikson (interpretado por Sam Corlett), segundo hijo del célebre Erik el Rojo, marino avezado que surcó las aguas árticas, siendo uno de los primeros europeos en pisar las costas de América del Norte, fundando numerosas colonias y contribuyendo en buena medida a la cristianización de los vikingos; a su hermana, Freydís (Frida Gustavsson), mujer de carácter temperamental, firme defensora de las antiguas creencias nórdicas, enamorada de Torsen, uno de los supervivientes de la Masacre de San Bricio; y al rey Harald III Haardrade de Noruega (Leo Suter), apodado “el Despiadado”, que intentará unir a todos los vikingos, más allá de su fe, bajo un único estandarte.

Junto a esos personajes, que ejercen de hilo conductor, descubriremos a muchos más, decisivos en la trama de “Vikings: Valhalla”: infinidad de guerreros y héroes liderando la acción; monarcas como Canuto “El Grande” (Bradley Freegard), rey de Dinamarca, tan sabio como cruel; mujeres ambiciosas, calculadoras y astutas como la reina Aelfgifu de Dinamarca (Pollyanna McIntosh), Emma de Normandía (Laura Berlin), que consigue todo cuanto desea gracias a su belleza e inmensa fortuna, o Jarl Haakon (Caroline Henderson) célebre guerrera que gobierna Kattegat que tutelará a Freydis, la hermana de Leif Erikson.

Los ocho primeros capítulos, ya en emisión, son un derroche de acción incesante. Veremos la expedición punitiva de la flota normanda y el espectacular asedio a la ciudad de Londres desde el Támesis; la destrucción del santuario pagano de Upsala, llevada a cabo por una facción de vikingos cristianos, y el ataque posterior, por tierra y mar, a la ciudad comercial de Kattegat.

Bienvenidos, por lo tanto, a una de esas series capaces de colmar las expectativas de los más exigentes… Acción trepidante de principio a fin; bellísimos drakkars capaces de capear el remolino de un Maelstrom; conjuras, traiciones y venganzas; batallas épicas y asedios históricos; sangre, amor y muerte. No olviden aferrar con firmeza su espada y escudo durante el espectáculo si desean ser conducidos por las Valquirias, de caer en combate, hasta la mítica ciudad de Asgard, y acceder al Valhalla, el inmenso salón en el que fluye la hidromiel, se cantan gestas en presencia de Odín y sus lobos, y se prepara el Ragnaröck, la gran batalla del fin del mundo que acabará con todo lo creado.

JULIO MURILLO

Sigue a Julio Murillo en Twitter 

A MagazineFranja Patrocinio Patreon & Paypal

1

Patrocina Ataraxia Magazine en PATREON desde 5$ (4,50€) al mes

https://www.patreon.com/ataraxiamagazine

Captura de pantalla 2020-05-12 a las 15.11.03

2

Patrocina Ataraxia Magazine mediante una donación por PayPal

Puedo donar 5 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 10 o 15 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 5 euros…

5,00 €

Puedo donar 10 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 20 o 30 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 10 euros…

10,00 €

Puedo donar 20 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 40 o 60 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 20 euros…

20,00 €

Puedo donar 50 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 100 o 150 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 50 euros…

50,00 €

3

Patrocina Ataraxia Magazine con 2€ por lectura mensual

Aportaré por la lectura de cada número 2 euros mensuales

Aportaré 2 euros mensuales por leer Ataraxia Magazine, mediante un micropago utilizando PAYPAL (no es necesario tener cuenta en PayPal para efectuar el pago).

2,00 €

A Magazine

email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook:

Imagen de cierre de artículos

Autor- Julio Murillo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s