The Beatles, get back!

Plantilla Julio Murillo

El oscarizado Peter Jackson recupera a los Beatles, el mito de mitos, y en una trilogía documental de seis horas, que acaba de estrenarse esta semana, devuelve al mundo la sonrisa que todos perdimos el día en que los cuatro de Liverpool nos dijeron adiós…

Cuando un triste y célebre 10 de abril de 1970 Paul McCartney comunicó de forma oficial al mundo la disolución de The Beatles, millones de fans se sumieron en un profundo estado de shock, en un estado de total incredulidad. Nadie podía aceptar que algo así estuviera sucediendo. Nadie era capaz de asimilar que el grupo más querido e idolatrado del planeta, los indiscutibles número uno del rock y el pop, desapareciera de súbito, en la cima del éxito, tras haber creado tantas y tantas canciones irrepetibles y eternas. El sentimiento general fue de desamparo y orfandad. Una sacudida brutal. Recuerdo que durante semanas, meses, solo se habló de eso. De los motivos que les habían llevado a tomar esa decisión. Un mes después, el 8 de mayo, se publicó “Let it Be” –cuyo nombre optativo había sido “Get Back”–, y todos pensamos que era un título maldito, premonitorio. 

El LP es considerado, oficialmente, el último álbum de la discografía de The Beatles, por su fecha de edición, a pesar de que las sesiones de grabación del mítico “Abbey Road”, publicado con anterioridad, el 26 de septiembre de 1969, son posteriores; motivo por el que este disco, y no “Let it Be”, es para muchos el glorioso testamento de Paul, John, George y Ringo, los Fab Four, el cuarteto que revolucionó la música popular del siglo XX y entró en la leyenda.

Los cuarenta y dos minutos de la película filmada durante su sorpresiva actuación en la azotea de Apple, en Londres, rodados en 30 de enero de 1969, constituyen oficialmente la última actuación histórica del grupo, que ya había abandonado las giras y los conciertos multitudinarios definitivamente en 1966 por muy diversos motivos, que iban desde el cansancio hasta los problemas técnicos de sonido que suponía tocar en grandes estadios.

La práctica totalidad de “Let it Be” ya había sido grabada cuando ofrecieron este singular concierto desde las alturas de su sede discográfica –aunque en 1970 el gran Phil Spector trabajaría con el material del disco en dos sesiones finales, a fin de redondear las mezclas y la producción del álbum con su célebre “wall of sound”– y la tensión entre ellos era más que evidente. Paul McCartney seguía interesado en la continuidad del grupo y en la calidad del material que salía de sus manos; John Lennon y Yoko Ono pasaban buena parte de su tiempo flotando en una nube feliz y despreocupada, consumiendo marihuana; George Harrison, compositor de extraordinario talento, no ocultaba su frustración al sentir que sus compañeros no valoraban su contribución al grupo, y Ringo Starr, el amigo de todos, el bonachón, no sabía con qué broma poner paz en medio de lo que parecía una pelea de gallos de corral. Harrison, harto de ese estado de cosas, fue el primero en anunciar su intención de tirar la toalla y abandonar el grupo, tras una pelea con McCartney –de hecho abandonó las sesiones durante una semana, enojado en mayor medida por el comentario irónico de Lennon, que ante su conato de deserción se encogió de hombros y aseguró que le reemplazarían sin problemas llamando a Jimi Hendrix o a Eric Clapton–; pero las aguas, por fortuna, volvieron a su cauce cuando todos aceptaron como condición a su regreso su propuesta de trasladar la grabación a los estudios de Apple en Savile Road, más cálidos y amables, y contar con el respaldo del gran Billy Preston a los teclados durante el resto de sesiones y también en el concierto en la azotea.

Lo cierto es que el anuncio de la ruptura de The Beatles aventó un interminable listado histórico de desencuentros pasados, aunque en absoluto comparables en importancia al papel jugado por Yoko Ono, señalada como la responsable de haber sembrado la discordia en el seno del grupo. La pugna por el liderazgo del cuarteto, con dos machos alfa de asombroso talento –McCartney y Lennon– disputándose el control de cuanto hacían, no era nada nuevo. Pero la presencia de Yoko, la japonesa taimada y silente, y su absoluta influencia en el ánimo y comportamiento de John, perturbaba a todos. Por si fuera poco, ella y Linda Louise EastmanLinda McCartney tras su boda con Paul el 12 de marzo de 1969, exactamente ocho días antes de que John y Yoko se casaran– mantenían una relación tirante. Apenas se toleraban.

La década de los setenta puede y debe ser entendida, por lo tanto, como la era post-Beatle. Años durante los que las cuatro personalidades alcanzan su máxima concreción. Paul, el insuperable baladista, el compositor exquisito, y sus Wings, triunfaron en la arena del pop mundial; John se reafirmó en su papel de rocker contestatario, antisistema y apóstol de la paz; George, el místico, se reveló como un artista formidable –de hecho, su exquisito triple álbum “All Things Must Pass” es considerado la mejor obra post-Beatle, por encima del “Imagine” de Lennon y del “Band on the Run” de McCartney”, discos que pulverizaron las listas de éxito de la época–; y Ringo, bueno… Ringo fue capaz de demostrar que era algo más que el batería al que ocasionalmente dejaban cantar. Tras debutar en solitario grabando dos excelentes discos de country y blues triunfó en el pop, si bien de forma no comparable al resto.

Tras la separación del cuarteto, durante años, Paul y John mantuvieron una guerra fría de baja intensidad. Las puyas, invectivas y declaraciones intempestivas fueron la tónica habitual entre ellos. Si en la portada de su disco –”Ram”– McCartney se fotografiaba sujetando a un carnero por los cuernos, Lennon le respondía regalando en el interior de su “Imagine” una foto en blanco y negro en la que él agarraba, a su vez, a un cerdo por las orejas. Su resentimiento hacia Paul quedaba incluso reflejado, sin ambages, en la dura letra del tema “How Do You Sleep?” en la que le decía: «lo único bueno que hiciste fue “Yesterday”, y desde que te fuiste solo eres “un día más” (en alusión a su éxito del momento “Another Day”)». Hasta Ringo, que se acercó al estudio durante la grabación de esa canción, al oír la letra le gritó irritado: «¡Ya está bien, para de una vez, John, ya basta!». 

La reconciliación, el reencuentro y el perdón en el universo Beatle no llegaría sino con la trágica muerte de Lennon. La muerte lo reduce todo a cenizas. Ante la muerte todo se antoja estúpido. Su asesinato el 8 de diciembre de 1980 frente a la Dakota House de Nueva York, a manos de Mark David Chapman, desencadenó la paz entre todos los actores. George le dedicaría su “All Those Years Ago” y Paul su clásico “Here Today”.

Han pasado más de 50 años desde el anuncio de la separación de The Beatles, sin que nadie haya podido reemplazarlos, y hoy el mundo quiere sacudirse la dosis de tristeza que esa pérdida aún conlleva, borrar del recuerdo las imágenes infelices, recuperar, una vez más, el mito. Decenas de millones de fans cuentan literalmente las horas que faltan para el estreno de “The Beatles: Get Back” serie documental creada por el director Peter Jackson con el beneplácito y supervisión de Paul McCartney, Ringo Starr, Olivia Harrison y Yoko Ono.

El asombroso anuncio de que Jackson trabajaba en una trilogía documental de seis horas de duración sobre The Beatles se efectuó el 30 de enero de 2019, exactamente medio siglo después del concierto de despedida en la azotea de Apple. Poco a poco se fueron filtrando más y más noticias. Jackson contaba ni más ni menos que con 55 horas de película inédita, en 16 milímetros, y 140 horas de audio. Semejante tesoro, cuidadosamente preservado, fue filmado y grabado por el director Michael Lindsay-Hogg durante las sesiones del disco “Let it Be” con destino a la ya conocida película documental de 1970 (de idéntico título) de la que los cuatro Beatles renegaron y se desentendieron en su día. Aquel documental recibió un Oscar a su banda sonora pero ninguno de los Beatles quiso recogerlo. Tras revisar esa impagable fuente documental, Jackson declaró: «El extraordinario material de Michael Lindsay-Hogg logró capturar múltiples historias. La historia de amigos y de personas. La historia de las debilidades humanas y de un grupo maravilloso. Se trata de un relato detallado del proceso creativo, donde vemos de cerca la elaboración de canciones icónicas en un ambiente donde imperaba una gran presión, en medio del clima social de principios de 1969. Pero no es nostálgico. Muy al contrario, es veraz, honesto y humano. En seis horas conoceremos a The Beatles con una intimidad jamás imaginada».

El negativo de esas 55 horas inéditas ha sido meticulosamente restaurado hasta alcanzar una calidad de imagen prístina, de absoluta pureza. Jackson ha utilizado a la hora de crear “The Beatles: Get Back” modernas técnicas audiovisuales que ya implementó en otro documental sobre la Primera Guerra Mundial, en 2018, llamado “They Shall Not Grow Old”, al verse obligado a trabajar con película filmada un siglo atrás. 

Ese metraje, más entrevistas actuales, fotografías inéditas, clips y vídeos de archivo, y los 42 minutos, también restaurados, del concierto en la azotea, conforman los tres documentales, que acaban de ser emitidos, simultáneamente en todo el mundo, los días 25, 26 y 27 del presente mes de noviembre por Walt Disney Studios Motion Pictures en su canal de pago. Disney adquirió los derechos de explotación de la trilogía documental a comienzos de 2020.

En un encantador adelanto de contenido –que no trailer oficial– colgado por el propio Jackson en Internet, titulado “The Beatles: Get Back – A Sneak Peek from Peter Jackson”, se puede ver a los Fab Four pasándoselo en grande, como críos con zapatos nuevos, en el estudio: bromean ante la noticia publicada por la prensa de que George podría ser encarcelado en Francia; canturrean guasones entre dientes; intercambian instrumentos; bailan y hacen el payaso; boxean entre ellos, y hasta John le cambia el nombre al grupo anunciando, mirando a cámara, que ahora podrán ver a los famosísimos “The Bottles”. Todo rebosa, en definitiva, amistad y buen rollo a raudales, haciendo añicos la leyenda negra de que el ambiente de esos días se podía cortar con cuchillo. Ringo Starr, encantado con el proyecto de Jackson, declaró meses atrás: «Había horas y horas en las que solo reíamos y tocábamos música; nada que ver con la película (documental) “Let it Be” (de 1970). Había mucha alegría y creo que Peter logrará plasmarlo…»

Así que disfruten, amigos, del mayor acontecimiento musical del año; recuperen en su máximo esplendor a The Beatles, el mito de mitos, la cumbre del pop y el rock, la banda más brillante e irrepetible de la historia de la música. Adelantándose al estreno del documental Libros Cúpula editó, el 13 de octubre, el libro conmemorativo de la trilogía –de idéntico título, “The Beatles: Get Back”–, lujosamente encuadernado en tapa dura, 240 páginas con las mejores fotografías (incluyendo material de Ethan A. Rusell y Linda McCartney), transcripción de las conversaciones del cuarteto durante las sesiones de grabación, y prólogo, como no podía ser de otro modo, de Peter Jackson.

Sigan mi consejo y regresen a esos psicodélicos y maravillosos campos de fresas de los que jamás debimos salir… ¡Y quédense allí forever!

JULIO MURILLO

Sigue a Julio Murillo en Twitter 

A MagazineFranja Patrocinio Patreon & Paypal

1

Patrocina Ataraxia Magazine en PATREON desde 5$ (4,50€) al mes

https://www.patreon.com/ataraxiamagazine

Captura de pantalla 2020-05-12 a las 15.11.03

2

Patrocina Ataraxia Magazine mediante una donación por PayPal

Puedo donar 5 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 10 o 15 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 5 euros…

5,00 €

Puedo donar 10 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 20 o 30 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 10 euros…

10,00 €

Puedo donar 20 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 40 o 60 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 20 euros…

20,00 €

Puedo donar 50 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 100 o 150 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 50 euros…

50,00 €

3

Patrocina Ataraxia Magazine con 2€ por lectura mensual

Aportaré por la lectura de cada número 2 euros mensuales

Aportaré 2 euros mensuales por leer Ataraxia Magazine, mediante un micropago utilizando PAYPAL (no es necesario tener cuenta en PayPal para efectuar el pago).

2,00 €

A Magazine

email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook:

Imagen de cierre de artículos

Autor- Julio Murillo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s