Nuestro sistema educativo. Confidencia epistolar entre maestros


Plantilla Juan Poz

Una carta-documento sobre el estado actual del sistema educativo. La educación por de dentro y frente al agitprop de los poderes públicos propiciadores de la devastadora corrección política.

Haber trabajado treinta y cinco años en la enseñanza no te enseña a conocerla bien, pero hay cosas que no te pasan desapercibidas. Puede ser que tantos años de servicio no te permitan tener una opinión fundada sobre un sistema educativo, pero hay cosas que  es imposible no percibirlas.

Cuando en Cataluña se impulsó una reforma educativa del sistema, auspiciada por el gurú de la pedagogía  César Coll, quien, al parecer, ha impulsado también la última reforma educativa del gobierno de Pedro Sánchez —según su propia estrategia comunicativa, porque darle un buen bocado distorsionador al código expresivo es una marca distintiva de quien (des)gobierna—, fue opinión unánime de los profesionales que se estaba «egebeizando» la Secundaria, algo que, años después se hizo patente cuando, la «nueva secundaria» incorporó dos cursos de la antigua EGB y los maestros con una licenciatura en la especialidad se incorporaron a los institutos, teniendo aquellos dos cursos en «propiedad», algo que, pasados unos años, perdió su vigencia y ambos cursos pasaron a ser los dos primeros de los cuatro de la nueva ESO que desde aquella Reforma se imparte. En aquel momento auroral de la Reforma, la distinción entre asignaturas obligatorias y optativas permitió que el alumnado eligiera casi el 40% de su currículo, lo cual en modo alguno subió la calidad del sistema, sino que inició el camino para rebajarla no pocos escalones, porque, como pronto se advirtió, las «optativas», aunque diseñadas con la mejor intención de «abrir» los horizontes intelectuales de los discentes, devinieron auténticas y tradicionales «marías» que restaron muchas provechosas horas de aprendizaje en materias troncales. La LOE de 2006, de infausta memoria, trajo la consagración de la ESO y ahí seguimos, aunque con las correcciones y contracorrecciones de los partidos o coaliciones que llegan al poder, porque si algo caracteriza nuestro sistema educativo es la imposibilidad de todas las fuerzas políticas para ponerse de acuerdo en garantizar un sistema que no esté dominado por la perspectiva ideológica de quienes gobiernan, quienes tienden a ver la enseñanza más cómo un instrumento para sus fines clientelares que como una necesidad de los discentes para forjarse un futuro.

Síguenos en Twitter

Viene esta breve introducción a cuento de una carta que acabo de recibir de mi buen amigo J, a quien le habían concedido una plaza de interino para todo el curso en el instituto donde él estudió en su momento, lo cual añadía cierta ilusión matizada a la concesión. Ha tardado un suspiro en percatarse de que, con su sudado doctorado de Historia a cuestas —no como el regalado y sableado a y por quien nos (des)gobierna a lomos de los conjurados en la célebre moción de censura destructiva—, su sensibilidad artística —excelente novelista— y su sentido del decoro y de la dignidad no podía seguir colaborando en esa obra de destrucción masiva de las esperanzas de los alumnos en que se ha convertido nuestro sistema educativo al servicio de las instancias de poder que se suceden en el gobierno de esta pobre España larriana, donde educar es, ¡en el siglo XXI!, llorar desconsoladamente de impotencia ante una desfiguración del hecho educativo de tal magnitud que en todos nuestros centros educativos debería inscribirse sobre el dintel de las puertas de acceso: Vosotros que entráis, abandonad toda esperanza. Sorprende el triunfalismo de las autoridades respecto de lo que se les está ofreciendo a quienes sus ingresos no les permiten buscar alternativas, y aunque en el profesorado funcionario hasta hace poco había unos controles de acceso que garantizaban la inequívoca calidad de quienes accedían al sistema, se ha comenzado a extender, al menos en Cataluña, la potestad de las direcciones de los centros para «escoger» perfiles que se escapan del sistema de acceso mediante concurso-oposición, lo cual puede acabar llevándonos a la vieja arbitrariedad del amiguismo que se dio en las postrimerías del franquismo cuando tantos profesores se necesitaban y no había oposiciones para cubrir las vacantes. En fin, aquí lo importante es la carta de mi amigo J, no estas consideraciones casi técnicas que la preceden. Conviene, así pues, concederle la palabra para que nos llegue el retrato objetivo de lo que el sistema educativo puede ofrecernos en estos tiempos en que (des)gobierna la corrección política con toda su fuerza destructiva…

«Querido Juan, tengo dos noticias, ya sabes, una buena y otra mala. Empezaré por la última: he renunciado a la plaza de interino en el instituto. Y la buena es que menos mal que renuncié. Puede parecer un galimatías, pero en mi cabeza tiene sentido. El caso es que hacía 11 años que no daba clase en Secundaria, y lo que me encontré fue un patio de recreo a lo bestia: chavales desbocados, horarios imposibles, mucha más carga lectiva; muchísimas más reuniones con todo el mundo, con los padres, con el Departamento de Orientación, con Jefatura de Estudios, con el Departamento de Historia, con los alumnos, con los bedeles…; guardias increíbles como vigilante de pasillo; clases de 1.º y 2º de ESO (sí, ya sé que también son parte de Secundaria, pero es que, cuando estuve la última vez, en los institutos había maestros que se encargaban de estos cursos, y ahora no); 9 grupos de clase, ¿te lo puedes creer? Y entre ellos solo uno de 2.º de Bachillerato. Por si fuera poco, en una clase tenía dos chavales con hiperactividad, y en otra uno con trastorno grave de la personalidad. Y todo eso sin apoyo. Y, además, reuniones de evaluación interminables por las tardes, donde cada uno se presentaba con su cadaunada. Y, lo peor de todo, profesores tan añudos como yo pero si cabe más infantiles que sus alumnos, o completamente desmotivados, desnortados. Comparé los libros de texto que me dieron con los que conservaba de entonces y, ¡sorpresa!, a mismo curso y misma asignatura, muchas más fotos, textos descafeinados y actividades de risa…

Puede que pienses que soy un blando, o que no vivo en la realidad, pero no se parece en nada a lo que viví hace 11 años, te lo aseguro. Así que pensé que yo no soy capaz de fingir tanto y tan seguido, y que no podía aportar nada digno a este mundo educativo en el que solo prima, como en la propia sociedad de la que es reflejo, la inmediatez, lo último, lo nuevo, por más que sea tan efímero que al segundo siguiente nadie se acuerde de lo que ha visto, oído o sentido (quizá porque en realidad no sienten ya nada), y que sigan buscando, como si les fuera la vida en ello, lo siguiente, tan vacío e intrascendente como lo anterior.

Renuncié, sí, y pienso que es la mejor decisión que he tomado nunca. Renuncié al sueldo mejor, a la estabilidad durante todo del curso, a la comodidad de estar al lado de casa… Pero también a dejar de ser yo, a mimetizarme con el entorno, un enjambre de imbéciles que detesto, al paripé de me duele esto o aquello para justificar una baja cobarde… Prefería dejarlo, mandarlo a la mierda y volverme a mi oscura oficina a seguir tramitando papeles en una burocracia que detesto pero que, en el fondo, comprendo mejor que ese mundo de la educación que se me hace tan extraño.

 Así que, Juan, amigo mío, aquí estoy, de nuevo, una vez más, en el camino… Siento que este correo sea solo una descarga de adrenalina, pero es que todavía tengo ansiedad por lo que he pasado. Te prometo que la próxima vez no hablaré de mi libro…

Un fuerte abrazo…»

Síguenos en Facebook

Ténganla presente cuando la ninistra del ramo aparezca en televisión loando la excelencia cuyo rastro están contribuyendo a hacer desaparecer de un sistema en el que, a lo largo de esos treinta y cinco años de dedicación, he conocido los mejores profesionales gobernados por los más mediocres gestores que imaginarse pueda.

Siempre traigo a colación, cuando del sistema educativo se habla, el único gesto congruente de un ministro del ramo, el de Ángel Gabilondo, el único ministro que renunció expresamente a imponer «su» reforma educativa sin consenso. Ello no llevo a la reflexión de que deberían sentarse en una mesa de diálogo para lograr un consenso que evitara tanto vaivén en el sector y fijara prioridades que todos aceptaran—aunque sí la crean para asegurarse la permanencia en el poder, invitando a ella a quienes niegan los más elementales principios democráticos, como la primacía de la ley, por ejemplo—, sino que alentó, con el cambio de poder, otra nueva ley que ha traído, con el nuevo cambio de poder, otra que anula la anterior, et sic de cæteris, ¡ay!, para nuestro mal

¿Irremediable? De momento todo pinta que sí, a juzgar por la carta de J. Aquí queda, y le agradezco su generosidad para autorizar su publicación, aunque sea en un lugar tan apartado como el de este cajón de sastre que es Provincia mayor que el mundo eres.

         

JUAN POZ

Puedes seguir a Juan Poz en Twitter como @JuanPoz9 y también en su excelente blog de crítica cinematográfica «El Ojo Cosmológico de Juan Poz» y en su blog de crítica literaria «Diario de un artista desencajado»

A MagazineFranja Patrocinio Patreon & Paypal

1

Patrocina Ataraxia Magazine en PATREON desde 5$ (4,50€) al mes

https://www.patreon.com/ataraxiamagazine

Captura de pantalla 2020-05-12 a las 15.11.03

2

Patrocina Ataraxia Magazine mediante una donación por PayPal

Puedo donar 5 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 10 o 15 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 5 euros…

5,00 €

Puedo donar 10 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 20 o 30 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 10 euros…

10,00 €

Puedo donar 20 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 40 o 60 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 20 euros…

20,00 €

Puedo donar 50 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 100 o 150 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 50 euros…

50,00 €

3

Patrocina Ataraxia Magazine con 2€ por lectura mensual

Aportaré por la lectura de cada número 2 euros mensuales

Aportaré 2 euros mensuales por leer Ataraxia Magazine, mediante un micropago utilizando PAYPAL (no es necesario tener cuenta en PayPal para efectuar el pago).

2,00 €

A Magazine

email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook:

Autor- Juan Poz

Imagen de cierre de artículos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s