Borgen


Plantilla Juan Poz

La tupida red de relaciones entre la prensa y el poder político, así como la influencia perniciosa del ejercicio del mismo en la vida individual de quienes se «entregan» a él plenamente. «Borgen», de Adam Price o la quevediana política por dentro…

Título original: Borgen (TV Series) • Año: 2010 • Duración: 58 min. • País:  Dinamarca • Dirección: Adam Price (Creador), Mikkel Nørgaard, Annette K. Olesen, Louise Friedberg, Rumle Hammerich, Søren Kragh-Jacobsen, Jannik Johansen, Jesper W. Nielsen • Guion: Jeppe Gjervig Gram, Adam Price, Tobias Lindholm • Música: Halfdan E • Fotografía: Magnus Nordenhof Jønck, Eric Kress, Lars Vestergaard, Lasse Frank Johannessen, Rasmus Heise • Reparto: Sidse Babett Knudsen, Birgitte Hjort Sørensen, Pilou Asbæk, Mikael Birkkjær, Freja Riemann, Emil Poulsen, Thomas Levin, Søren Malling, Christoph Bastrup.

A veces me impongo pasar por alto ciertos éxitos reconocidos casi universalmente para, en la quietud mediática y crítica, y sin amistades que te recuerden mañana, tarde y noche que has de ver o de leer algo, apreciar a solas las virtudes aquilatadas de la obra en cuestión. Enamorado del arte perverso de la política, desde que se anunció la serie danesa Borgen intuí que la vería con agrado. Como no disponía de canal donde verla, estoy suscrito a Netflix y a Filmin desde hace relativamente muy poco, y además aún estaba en activo, me dije que ya llegaría su momento. Y ahora, en que por primera vez tenemos en España un gobierno de coalición, o como malévolamente lo definió un periodista en la SER, una coalición de gobiernos, está claro que había llegado el momento.  Se trata, además, de una serie «corta», tres temporadas y treinta episodios, lo que permite un cómodo visionado en tres semanas, a razón de dos capítulos por día. Y mi costumbre, después de las insufribles esperas en Mad Men y en Homeland es la de no entrar en una serie que no esté acabada o cuyas temporadas tengan su propio inicio, desarrollo y final.

Mientras seguía con mi Conjunta la estupenda Gambito de Dama, comencé por mi cuenta a seguir Borgen, en ratos libres de quince minutos, mientras ella preparaba el kéfir, después de cenar. Cuando acabó la exitosa serie ajedrecística, se sumó al final de la segunda temporada, porque ya le había ido comentando mi entusiasmo creciente por la serie, lo que me había llevado a ir completando capítulos en las sobremesas. Ahora, mientras escribo estas líneas, la acompaño en el visionado de la primera temporada y la mitad de la segunda, y he de decir que la veo con igual delectación que la primera vez.

         El planteamiento de la serie es sencillo: por primera vez en Dinamarca una mujer llega al poder, después de haber crecido espectacularmente en las elecciones, aunque aún a mucha distancia de los dos grandes partidos, el conservador y el socialista, pero como las sumas para gobernar son imposibles sin el partido moderado, recibe el encargo de la reina para formar gobierno e inicia unas negociaciones en las que choca con dos auténticos tiburones de la política, el primer ministro saliente, conservador, y el cínico y desvergonzado aspirante socialista, dispuestos ambos a merendársela en un periquete. Asesorada hábilmente por su “mentor” en el partido moderado, la aspirante acabará llevándose el gato al agua cuando, por informaciones comprometedoras, conseguidas de modo poco virtuoso y que habían provocado un terremoto político en el último debate electoral, el candidato socialista ha de dimitir de su cargo en el partido y ella ve despejado el camino para «imponerse» como primera ministra en un gobierno de centro izquierda. 

       Un arranque así, que calca una hipotética situación en la que Arrimadas equivaldría a la aspirante Birgitte Nyborg, contribuye lo suyo a seguir la serie con gran expectación, porque, una vez hecha la analogía, esta se extiende al resto del funcionamiento del sistema democrático, lo que nos permite establecer semejanzas, ¡y sobre todo diferencias!, de gran calibre entre nuestro sistema y el danés. Si pensamos en la insensatez secesionista de considerarse por nivel de población  «la Dinamarca del Sur», obtendremos el esperpento de la primera analogía, porque lo que nos ha exhibido el supremacismo nacionalista catalán en estos casi diez años de delirio político trepidante es la antítesis de los valores democráticos de la sociedad danesa, en la que ese nacionalismo está representado por un partido absolutamente minoritario, el defensor de ese esencialismo de la *danesidad, permítaseme el neologismo.

         Con un arranque así, ya digo, ¿cómo sustraerse al seguimiento de las peripecias de quien va a ir aprendiendo el abecé del gobierno al mismo tiempo que los espectadores que siguen su aprendizaje? De buen comienzo, además, el importantísimo papel de la prensa, escrita y audiovisual, condiciona buena parte de los actos de gobierno, lo que da medida de la retroalimentación que hay entre dos mundos que, a mi juicio, habrían de mantener mayores distancias, para evitar que, al final, los intereses de todo tipo creen un sistema tan tupido y cohesionado que deje fuera de la acción de gobierno el bien público y el bienestar o los sacrificios de los electores, piedra fundamental del sistema.

         Borgen es el nombre popular que recibe el castillo de Christiansborg donde se encuentran los tres poderes del estado danés: el Parlamento, la oficina del Primer Ministro y la Corte Suprema, de ahí que buena parte de la acción transcurra no solo en el interior de los muros de ese edificio, sino también en el exterior, donde se celebran las conversaciones «confidenciales» para burlar cualquier vigilancia no deseada. Conocer los mecanismos de actuación de la primera ministra, del Consejo de Ministros y aun del mismo Parlamento son un estupendo aliciente para quienes, aun conociendo los propios nuestros, no tenemos esa visión «cercana» del día a día de la acción política.

Síguenos en Twitter

         La serie mezcla con una estupenda dosificación la vida política de los partidos daneses con la vida privada de varios personajes cuyas historias se siguen a lo largo de las temporadas. Veremos, pues, cómo influye la dedicación política en la siempre frágil, por definición, vida familiar, sujeta, sin intermediación de dedicación política alguna, a vaivenes que van del drama hasta la comedia. La imposibilidad de mantener una relación de pareja estable cuando uno de los miembros se dedica con exclusividad a la política aparece en la serie de un modo muy bien desarrollado. De hecho, el arranque de la serie nos muestra la quiebra conyugal del primer  ministro saliente, que va a precipitar, por un incidente de su mujer en unos grandes almacenes, su caída política.

       Un personaje nuclear de la serie es el asesor de imagen de quien acaba siendo Primera Ministra, Kasper Juul, cuya relación con la joven presentadora de la televisión pública, quien a su vez se relacionaba sentimentalmente con el asesor de imagen del Primer Ministro saliente, nos da otra perspectiva de lo difíciles que son las relaciones sentimentales entre gente dedicada en cuerpo y alma a su profesión, que ejercen como si de un sacerdocio se tratase. La sombría historia familiar de ese personaje es una muestra de cómo la serie es capaz de ahondar en las tinieblas de ese mundo político-periodístico que advertimos en los episodios en que la hija de la Primera Ministra, sucumbe a una depresión, tras el divorcio de los padres,  que es «aprovechada» por el diario sensacionalista que acaba dirigiendo el exdirigente de los socialistas, un magnífico «villano» que sabe mantener el pulso de la tensión dramática a lo largo de la serie.

Síguenos en Facebook

         La serie va repasando los principales asuntos políticos a los que puede enfrentarse un gobierno en ejercicio, desde la legalización o no de la prostitución, hasta el sistema educativo, pasando por las relaciones internacionales y la tensión con el «amigo americano» o la compleja relación con el gobierno autónomo inuit de Groenlandia, uno de los mejores capítulos, con un planteamiento político admirable y una descripción terrible que guarda total semejanza con la que vi hace poco en Wind River, de Taylor Sheridan. Capítulo a capítulo desfila ante nuestros envidiosos ojos, de españoles a los que se les ofrece más opacidad gubernamental que transparencia democrática, unos usos políticos que ya quisiéramos ver por nuestros lares, sobre todo en lo tocante a las dimisiones, a la naturalidad con la que se plantean pactos de mínimos con casi cualesquiera fuerzas dentro de la Constitución y unas actitudes humanas alejadísimas de la pompa y la prosopopeya que se gastan nuestros políticos mediocres. Borgen es, realmente, una escuela de aprendizaje político que debería ser de obligada visión para cuantos quieran dedicarse a lo que, bien entendida, es un noble arte. En esas adoctrinadoras «escuelas de verano» de los partidos, bastaría con que vieran la serie y la comentaran minuciosamente para adquirir unos conocimientos de lo que se debe hacer y de lo que se debe evitar en la acción de gobierno. ¡Cuánto ganaríamos con ello!

         Me resisto a desvelar pormenores con los que conviene encontrarse en el transcurrir de los acontecimientos, pero la serie tiene la gran habilidad de, con muy pocos espacios, crear un dinamismo que permite el protagonismo de los debates políticos y  ver, al tiempo, cómo van evolucionando las fuerzas que gorman la coalición y cómo, desde fuera, se rearman quienes han acabado en la oposición. Luego están los caracteres de quienes representan esta o aquella ideología, en los que a los guionistas, acaso, se les haya ido un poco la mano, a juzgar por la aversión o el recelo que suscitan unos u otros; pero si tenemos en cuenta que esa visión se va tiñendo de sombras incluso en la propia protagonista, quien va «escarmentando», esto es, aprendiendo, a medida que ha de tomar decisiones, y llega un momento en que la soledad del poder se manifiesta en la soledad de quien ha de tomar esas decisiones, observamos que la serie no nos ofrece una realidad edulcorada, sino, en muchos casos, muy amarga: una realidad en la que no están ausentes ni las quiebras sentimentales, ni los desmoronamientos mentales, ni las trágicas historias de abusos infantiles, ni el aborto, ni las traiciones más amargas, es decir, la realidad misma en todas sus dimensiones. Desde esta perspectiva, Borgen, insisto, es una serie que todos deberíamos ver, porque mejoraría nuestra capacidad de reflexión sobre la democracia que estamos construyendo (o destruyendo, según en quiénes se piense…) y nos ayudaría a «afinar» el voto y olvidarnos de anatemas sectarios. Sí, me parece algo así como una serie de «servicio público», y todos saldríamos ganando si la viéramos masivamente.

         Borgen no trata solo sobre el ejercicio del poder, sino también sobre la «creación» política, en el sentido de entenderla como una aventura de emprendimiento social. Se critica su aggiornamento; pero se exhibe su capacidad de ilusionar a quienes creen que a través de ella se puede mejorar la vida de los demás y darle sentido a la propia. Lo dicho: de obligada visión. Y conste que se trata de una serie que exigiría treinta críticas, una por capítulo. En cualquier caso, sé que dejo de lado capítulos tan sustanciales como los intentos de convertir la televisión informativa en un espectáculo lúdico, que también aparece en la serie, con un poderoso ejecutivo que ni diseñado por Berlusconi; pero si alguna enseñanza, sobre todas, me deja la serie es la necesidad del alejamiento del poder mediático del poder político: se ha de poner fin a ese escandaloso aconchabamiento entre uno y otro, porque se ha desnaturalizado totalmente la condición de vehículo de expresión de la sociedad frente al poder que la película Los archivos del Pentágono, de Steven Spielberg nos mostró.         

Dije al principio que se podría establecer una analogía hipotética entre Arrimadas y Nyborg, e insisto en ella, pero no está de más, durante el visionado de la serie, dedicarse a buscar otras equivalencias con la rica galería de personajes que aparecen. Finalmente, he de manifestar mi sorpresa ante la pasión con que viven la política y las relaciones personales los daneses, porque en modo alguno puede hablarse de esa tópica «frialdad» con la que asociamos a los habitantes del norte de Europa. Al lado de los personajes de la serie, qué duda cabe de que políticos nuestros como Casado, Sánchez o Iglesias no pasan de frígidas estatuas de hielo. Y no está nada mal, deshacer tópicos tan arraigados. Para cualquier espectador español, Borgen será una «revelación». Sí, hay otras políticas, y tenemos «derecho» a ellas…

JUAN POZ

Puedes seguir a Juan Poz en Twitter como @JuanPoz9 y también en su excelente blog de crítica cinematográfica «El Ojo Cosmológico de Juan Poz» y en su blog de crítica literaria «Diario de un artista desencajado»

A MagazineFranja Patrocinio Patreon & Paypal

1

Patrocina Ataraxia Magazine en PATREON desde 5$ (4,50€) al mes

https://www.patreon.com/ataraxiamagazine

Captura de pantalla 2020-05-12 a las 15.11.03

2

Patrocina Ataraxia Magazine mediante una donación por PayPal

Puedo donar 5 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 10 o 15 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 5 euros…

5,00 €

Puedo donar 10 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 20 o 30 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 10 euros…

10,00 €

Puedo donar 20 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 40 o 60 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 20 euros…

20,00 €

Puedo donar 50 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 100 o 150 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 50 euros…

50,00 €

3

Patrocina Ataraxia Magazine con 2€ por lectura mensual

Aportaré por la lectura de cada número 2 euros mensuales

Aportaré 2 euros mensuales por leer Ataraxia Magazine, mediante un micropago utilizando PAYPAL (no es necesario tener cuenta en PayPal para efectuar el pago).

2,00 €

A Magazine

email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook:

Autor- Juan Poz

Imagen de cierre de artículos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s