El pozo y el péndulo

Arranca el 2021. Observo la realidad que nos envuelve y una mezcla de emociones me empuja de un lado a otro, de un lado a otro… es un ritmo hipnótico, una cadencia…  ¿Quieren subirse a mi particular péndulo? Quizá se mareen pero les animo a que lo hagan. Tengo la esperanza de que les pueda ayudar a entenderse a sí mismos. Al menos a mí me ha funcionado.

El péndulo coge fuerza y asciende impetuoso. Asciende hacia el optimismo: ¡la vacuna ya está aquí!. Organismos independientes la avalan, en pocos meses el COVID puede quedarse en un mal sueño. ¡Por fin, inmunes! El maldito virus no encuentra cobijo y está condenado a ser irrelevante. El buen humor teclea estas líneas, volveremos a nuestras vidas… ¡Nuestros amigos, familia, trabajo! El péndulo ha llegado a su extremo, donde brilla el color verde, verde esperanza. Ay, los péndulos… siempre oscilan de un lado a otro.

«¡La vacuna ya está aquí!. Organismos independientes la avalan, en pocos meses el COVID puede quedarse en un mal sueño. ¡Por fin, inmunes! El maldito virus no encuentra cobijo y está condenado a ser irrelevante. El buen humor teclea estas líneas, volveremos a nuestras vidas…»

Ahora el columpio de las emociones en el que estamos subidos va en dirección contraria. El virus ha mutado. Los expertos dicen que es un 70% más contagioso. Londres confinado, los vuelos con el resto del mundo quedan suspendidos. Pero ya hay indicios que ha saltado al continente, las últimas noticias anuncian que se propaga a velocidad inusitada; Alemania confinada; Inglaterra confinada; Italia a punto de confinarse… Médicos y virólogos no saben si las vacunas podrán frenarlo. Y aun que lo logren es probable que el bicho vuelva a mutar. De hecho los investigadores ya han identificado hasta ahora más de 12.000 mutaciones, aunque luego no se propaguen. Triste consuelo; uno sospecha que el virus ya encontrará alguna mutación que sí le ayude a seguir causando estragos. Ahora el péndulo alcanza su punto más alto en el lado donde brilla el color rojo, el rojo del peligro. Por fin, cambia de sentido en dirección al verde.

Los especialistas aseguran que las vacunas cierran la puerta a la inmensa mayoría de las mutaciones. Me agarro a esa noticia. Y como estoy en la fase optimista pienso en el chorro de millones de euros que vendrá de Europa para financiar la recuperación. De repente estoy henchido de ilusión: la cascada de dinero fresco servirá para una nueva economía más ecológica y sostenible. Miles de puestos de trabajo, más consumo, más oferta, más empleo. El círculo virtuoso. Estoy borracho de optimismo, pero el péndulo apenas ha estado un segundo en el resplandor verde. La maldita inercia ya lo empuja, una vez más, hacia el rojo.

¿Sabrá el Gobierno español invertir adecuadamente los 140.000 millones de euros? No es tarea fácil. Además, tenemos un Gobierno donde mandan los separatismos y un nuevo comunismo. Temo que toda esa brutal inyección de dinero se dedique a idiotizar a la sociedad: una oleada de subvenciones que compran la paz de hoy y matan el futuro. ¿Qué harán las Comunidades Autónomas? Inevitablemente pienso en Cataluña y tiemblo de miedo. Sólo hay que recordar el dinero del COVID que le dio el Estado y que la Generalitat desvió a TV3. El péndulo parece que se queda más del segundo que le corresponde sobre el rojo que alerta del peligro. Por fin, ¡albricias!, le toca el camino inverso… ¡Ya, ya coge velocidad hacia el verde que resplandece en la esquina opuesta!.

La pandemia que vivimos significará el fin del separatismo loco y ciego. La gente habrá visto las orejas al lobo y deseará estabilidad, un futuro predecible en lugar de neumáticos ardiendo en las carreteras, o proclamas baratas alentando a la revolución. La lucidez habrá retornado a las mentes de muchos catalanes: “quiero la vida de antes, en las playas de la Costa Brava, o esquiando en la Cerdanya; mis cenas, mi vida”. El miedo a la cuenta corriente sin saldo es un eficaz antídoto contra las aventuras. Esas aventuras están muy bien mientras no haya que pagar ningún precio. Casi siento cómo el péndulo bailotea de felicidad en el color verde. Pero inevitablemente vuelve a descender para luego escalar hacia el rojo infernal.

Leo las encuestas y compruebo que en las elecciones catalanas del 14 de febrero volverán a ganar los partidos independentistas. Su nefasta y terrible gestión no ha servido para abrir los ojos a sus seguidores. Si estos últimos meses no lo han conseguido, ya no hay nada que hacer. Miles de catalanes murieron abandonados en las residencias en la primera ola, y vuelve a ocurrir en la segunda ola. Pero da igual, les seguirán votando. Ahora el péndulo utiliza algún diabólico truco, porque burla a las leyes de la gravedad y se queda quieto, estático, sobre el rojo.

Les confieso que estoy mareado; espero que usted, amable lector, también. Significara que he podido transmitirle mis sensaciones sobre el 2021 que ya pisamos. ¿Qué ocurrirá?

¿Estamos locos? ¿Por qué no aprendemos de todo cuanto nos toca vivir? Reviso mentalmente la Historia de la Humanidad y compruebo que hemos dado pasos hacia adelante para luego desandarlos, en clásica marcha de cangrejo.

No lo sé. Lo único que sé con certeza es que los humanos no aprendemos. Fiestas multitudinarias clandestinas, «raves» de fin de año en naves industriales, saunas atestadas de inconscientes, centros comerciales abarrotados, que propagan el virus y la muerte, confirman mi pesimismo. Miles de empresas han huido de Cataluña (y miles de empleos con ellas) y a Puigdemont se le ocurre declarar la guerra a las empresas del IBEX para conseguir la independencia…

¿Qué nos pasa? ¿Qué demonios nos pasa? ¿Estamos locos? ¿Por qué no aprendemos de todo cuanto nos toca vivir? Reviso mentalmente la Historia de la Humanidad y compruebo que hemos dado pasos hacia adelante para luego desandarlos, en clásica marcha de cangrejo. Vivimos metidos en ciclos de los que no podemos ni sabemos escapar, atrapados en un pozo, y en el oscilar de un péndulo macabro, del que no podemos librarnos.

2021. Verde esperanza. Rojo peligroso. Así somos, así vivimos, y así viviremos siempre.

Acabo el artículo, pero sé que sigo a merced del péndulo, que seguimos todos oscilando a su compás… No podemos hacer nada. Me rebelo: ¿No podemos hacer nada? ¿Nada?

JOAN PUIG

Puedes seguir a Joan Puig en twitter como @avecesensayo

A Magazine

Franja Patrocinio Patreon & Paypal

1

Patrocina Ataraxia Magazine en PATREON desde 5$ (4,50€) al mes

https://www.patreon.com/ataraxiamagazine

Captura de pantalla 2020-05-12 a las 15.11.03

2

Patrocina Ataraxia Magazine mediante una donación por PayPal

Puedo donar 5 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 10 o 15 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 5 euros…

5,00 €

Puedo donar 10 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 20 o 30 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 10 euros…

10,00 €

Puedo donar 20 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 40 o 60 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 20 euros…

20,00 €

Puedo donar 50 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 100 o 150 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 50 euros…

50,00 €

3

Patrocina Ataraxia Magazine con 2€ por lectura mensual

Aportaré por la lectura de cada número 2 euros mensuales

Aportaré 2 euros mensuales por leer Ataraxia Magazine, mediante un micropago utilizando PAYPAL (no es necesario tener cuenta en PayPal para efectuar el pago).

2,00 €

A Magazine

email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/ataraxiamagazine

Imagen de cierre de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s