The reports on Sarah and Saleem


«The reports on Sarah and Saleem», de Muayad Alayan o una sorprendente película palestina. El adulterio en un clima de exacerbación política y religiosa: la rivalidad entre palestinos e israelíes o lo peor de cada bando…


Plantilla Juan Poz

Título original: The Reports on Sarah and Saleem aka • Año: 2018 • Duración: 127 min. • País: Palestina • Dirección: Muayad Alayan • Guion: Rami Musa Alayan • Música: Frank Gelat, Charlie Rishmawi, Tarek Abu Salameh • Fotografía: Sebastian Bock • Reparto: Ishai Golan, Hanan Hillo, Maisa Abd Elhadi, Kamel El Basha, Sivane Kretchner, Bashar Hassuneh, Adeeb Safadi, Jan Kühne, Rebecca Esmeralda Telhami, Mohammad Eid, Mohammad Titi, Amer Khalil.


Recuerdo Los limoneros, del israelí  Eran Riklis, como una película valiente que se atrevía a meterse en el avispero del contencioso entre los palestinos y los israelíes sin las anteojeras de los prejuicio, sino con el espíritu abierto a la búsqueda de la verdad sin apriorismos de ningún tipo. Ya he visto alguna que otra película, como El divorcio de Viviane Amsalem, de Ronit Elkabetz y Shlomi Elkabetz, desde la “perspectiva” israelí, pero me faltaba añadir una desde el “lado” palestino. La película de Muayad Alayan, con escenas de sexo explícito, por ejemplo, me hizo pensar, al principio, que se trataba de una película israelí, porque no acababa de «casarme» semejante atrevimiento en la sociedad palestina. Acabada de ver e informado de los pormenores -siempre me informo a posteriori para no condicionarme jamás el visionado-, advierto que está rodada, en parte, en Cisjordania, lo cual ya explica cierta libertad de expresión, imposible a todas luces en la franja de Gaza, donde el islamismo radical gobierna la sociedad con códigos medievales, muy del estilo, por otro lado, del de los ortodoxos judíos que están casi en lucha permanente contra las autoridades israelíes.

         Una anécdota trivial, el flechazo entre un repartidor de bollería y la dueña de una cafetería, se va a convertir, por un encontronazo en un bar de «ambiente» de Belén, poco menos que un conflicto diplomático, o mejor dicho, en un conflicto entre servicios de inteligencia: palestinos e israelíes. El marido de ella es un oficial del ejército que trabaja en los servicios de información y que no parece un hombre demasiado apasionado sexualmente, amén de no poder hablar de su trabajo con su mujer, dado el carácter secreto de su trabajo. Al protagonista, por su parte, que malvive como repartidor y que espera un hijo de su mujer, esta le impide el acceso carnal «por la seguridad del niño»…. La pareja recibe la ayuda del hermano de ella para poder pagar sus facturas, y ello lleva a que el cuñado, implicado en actividades políticas, lo reclute para hacer de mensajero y llevar «mercancías» nunca especificadas a las ciudades palestinas cercanas a Jerusalén. En Belén se arma el ídem, en un bar musical, cuando un paisano se acerca a la mujer israelí pretendiendo ligar con ella; Saleem sale en su defensa, intercambia unos golpes con el don juan belenita y, días después, es acusado poco menos que de espía sionista. Un líder terrorista lo ampara, pero Saleem ha de confesar que hacía labores de espionaje para ese líder, y detallar en un informe lo que hacía con la mujer, relaciones sexuales incluidas. Cuando ese informe llega a manos de los servicios secretos israelíes, Saleem vuelve a ser detenido, pero ahora con la perspectiva de estar un buen puñado de años en la cárcel.

         Las relaciones personales, tras ese planteamiento inicial, retoman el protagonismo de la historia; y entonces entran en acción las mujeres, quienes asumen una función a medio camino entre lo judicial y lo emocional. Se está ventilando una dura condena; pero también un adulterio. La mujer israelí, cuando su marido es informado de «los hechos», ha de librar una batalla contra este; del mismo modo que la protagonista palestina ha de enfrentarse a la infidelidad del marido, de quien, solo con una condena judicial,  podría divorciarse, al haber firmado en el contrato de boda que renunciaba al derecho a pedir el divorcio.

Síguenos en Twitter

         Sí, la película está construida muy inteligentemente, porque las dos historias de los dos matrimonios convergen en el adulterio de Sarah y Saleem, ambos residentes en una ciudad, Jerusalén, en permanente disputa entre israelíes y palestinos; pero, además, se cruzan los prejuicios culturales y religiosos de ambas comunidades ante una relación «mixta» que nadie entiende desde los dogmas de cada una de las partes. Desde este punto de vista, en la película hay cierta esperanza larvada, por más que la historia tenga el desenlace que tiene, más que apegado a la realidad y a lo estrictamente verosímil. El director consigue, a través de un guion muy clarito -una virtud cuando pensamos en lo mucho que tiene de laberinto ese enfrentamiento entre israelíes y palestinos- desnudar las intolerancias, los fanatismos, los racismos y el Sinaí de prejuicios que separa a ambas comunidades. La progresión del «caso» a través de la irrupción de los servicios secretos de uno y otro lado está calculada al milímetro y no voy a decir que tiene un aire de thriller, porque estamos ante un drama social con estructura de melodrama; pero es muy cierto que el interés por el destino de los personajes nos acompaña hasta el mismísimo momento del desenlace.

Síguenos en Facebook

         No creo que esta película pueda caer dentro de lo que habitualmente se entiende por cine «étnico», aunque tampoco ha de entenderse como una muestra de cine «político», pero está fuera de toda duda que el conflicto humano que nos retrata está afectado por todas esas circunstancias que tanto marcan y condicionan el desarrollo de la vida privada en esa zona del mundo. Lo interesante, en este caso, es contemplar desde la perspectiva palestina una realidad tan delirantemente abocada a la violencia y al enfrentamiento. Muy instructiva sí que lo es, sin duda. Me parece tan ejemplar, para conocer la vida en aquellos territorios en este momento como me lo pareció Una separación, de  Asghar Farhadi, para conocer la vida cotidiana en Irán, al margen de la propaganda del régimen de los ayatolás.

JUAN POZ

Puedes seguir a Juan Poz en Twitter como @JuanPoz9 y también en su excelente blog de crítica cinematográfica «El Ojo Cosmológico de Juan Poz» y en su blog de crítica literaria «Diario de un artista desencajado»

A MagazineFranja Patrocinio Patreon & Paypal

1

Patrocina Ataraxia Magazine en PATREON desde 5$ (4,50€) al mes

https://www.patreon.com/ataraxiamagazine

Captura de pantalla 2020-05-12 a las 15.11.03

2

Patrocina Ataraxia Magazine mediante una donación por PayPal

Puedo donar 5 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 10 o 15 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 5 euros…

5.00 €

Puedo donar 10 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 20 o 30 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 10 euros…

10.00 €

Puedo donar 20 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 40 o 60 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 20 euros…

20.00 €

Puedo donar 50 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 100 o 150 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 50 euros…

50.00 €

3

Patrocina Ataraxia Magazine con 2€ por lectura mensual

Aportaré por la lectura de cada número 2 euros mensuales

Aportaré 2 euros mensuales por leer Ataraxia Magazine, mediante un micropago utilizando PAYPAL (no es necesario tener cuenta en PayPal para efectuar el pago).

2.00 €

A Magazine

email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook:

Autor- Juan Poz

Imagen de cierre de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s