Ucronías (Midway, 4 de junio de 1942)

Publicidad libro entrevistas

Midway
Plantilla autor Rafael Arenas.jpg

Me divierten las ucronías; esto es, las especulaciones sobre cómo habría sido la historia si algún determinada suceso se hubiera desarrollado de manera diferente. Probablemente es un ejercicio inútil; pero confieso que de vez en cuando me entrego a él. ¿Qué hubiera pasado si…? y en los puntos suspensivos pongan lo que quieran.

Para que la ucronía funcione hay que seguir ciertas reglas. La primera sería que el cambio en la historia no tiene que ser inverosímil. Tiene que tratarse de algo que realmente pudiera haber pasado. Por ejemplo, una ucronía basada en que Julio César dispusiera de la bomba atómica no tendría ningún sentido; porque no hay ningún elemento que ni remotamente pueda indicarnos que tal cosa pudiera pasar. Las ucronías tienen que basarse en eventos que pudieron haber ocurrido. Cuanto más factible es el cambio en la historia que se propone más impactante resultará la ucronía.

El segundo elemento es que tiene que ser relevante; es decir que el cambio hubiera tenido un impacto significativo en la vida de un número importante de personas. De no ser así la ucronía parecerá trivial. Por ejemplo, podemos especular con que Miguel de Unamuno no hubiera optado por ser profesor de universidad y escritor sino que, tal como parece que se planteó en su adolescencia, hubiera seguido una vocación religiosa.

Aquí tenemos un cambio factible, pero cuyo interés se agota en sí mismo. Es decir, en la propia formulación de la ucronía se encuentra su conclusión. Unamuno no hubiera sido escritor, sería un sacerdote probablemente desconocido y unas cuántas personas, aquellas que habían tenido contacto con él, hubieran visto alterada su vida. Evidentemente, el efecto de la ucronía se extendería por siglos y siglos de manera significativa (personas que no hubieran nacido, relaciones que no se materializarían…), pero se trata de cambios en la historia que de ninguna manera podemos prever; por lo que la ucronía se convierte a partir de aquí en pura invención.

Para que la ucronía funcione tiene que tener consecuencias que sean capaces de ser calculadas, consecuencias evidentes o, al menos, que puedan ser previstas de manera razonable. Y debe tratarse de consecuencias significativas. Sin salirnos del tema de las vocaciones, podemos, por ejemplo, especular con que Francisco Franco no hubiera optado por ingresar en la academia de infantería, sino que hubiese preferido (como parece ser que quería inicialmente) entrar en la academia naval.

Este cambio hubiera supuesto que Franco no hubiera estado entre el grupo de generales que dirigió el golpe de estado contra la II República en 1936 y, por tanto, no se habría convertido en jefe del estado. Evidentemente ese sería un cambio de cierta entidad; pero el mundo que tendríamos ahora no sería muy diferente. Otro general hubiera ocupado el puesto de Franco y se habría hecho con el poder que en la realidad, en la historia que hemos vivido, acumuló éste. No hablaríamos ahora de franquismo sino, quizás de queipollanismo o similar; pero probablemente la historia de España no hubiera sido muy diferente.

Para que las ucronías sean realmente interesantes tiene que darse que sean factibles, que pueda determinarse en qué forma harían cambiar la historia y que ese cambio sea significativo. Es por estas razones que las batallas son una fuente casi inagotable de ucronías. ¿Qué hubiera pasado si Alejandro Magno hubiera sido derrotado en Gaugamela? ¿Qué hubiera sucedido si Napoleón hubiera sido el vencedor de la batalla de Waterloo? ¿Cómo sería la historia de Europa si los alemanes hubieran llegado a París en 1914?

Y en esto de las batallas para mí la batalla de Midway es la ucronía perfecta. Una batalla de la que hoy, mientras escribo esto, se cumplen 78 años.

La batalla de Midway es mucho menos conocida que la batalla de Waterloo, la de Gettysburg o que otras acciones en la II Guerra Mundial como el desembarco de Normandía o la batalla de Stalingrado; pero su importancia no es menor que la de estas acciones y sus efectos mucho más relevantes que los de, por ejemplo, la batalla de Waterloo. Quizás, por lo que se dirá más adelante, Waterloo acumula un simbolismo mayor; pero la transcendencia de la batalla de Midway fue mayor que la de la derrota de Napoleón en 1815.

aviones-batalla-midway

Por otra parte, en Midway (y aquí se equipara con Waterloo) la victoria pudo cambiar fácilmente de lado. Tal y como veremos no es en absoluto descabellado que esa batalla hubiese sido ganada por los japoneses en vez de por los estadounidenses; así que se cumple la primera regla para una ucronía interesante: su factibilidad.

De hecho se ha llegado a escribir que si la batalla se hubiera librado 100 veces, en 90 de ellas hubieran ganado los japoneses. Es decir, la victoria americana era improbable; lo que hace todavía más interesante ver qué pudiera haber pasado en caso de que el resultado hubiera sido el lógico: una victoria japonesa.

Pero antes de seguir habrá que explicar muy brevemente en qué consistió la batalla, quienes se enfrentaban y cuál fue el resultado.

La batalla de Midway se libró entre la flota japonesa y la flota de Estados Unidos en medio del Pacífico entre los días 4 y 7 de junio de 1942, aunque las acciones principales se desarrollaron el 4 de junio. Seis meses antes los japoneses habían atacado Pearl Harbor, en las islas Hawái y así Estados Unidos había entrado en la II Guerra Mundial. Aquel junio de 1942 las flotas japonesa y americana se enfrentaron a unos 2000 kilómetros de Hawái. Los japoneses querían conquistar dos pequeñas islas que podían servir como base para sus operaciones y los americanos defendieron dichas islas enviando tres portaaviones desde Hawái. Cuando comenzó el día Japón tenía cuatro portaaviones en la batalla y Estados Unidos tres. Al acabar el día Japón había perdido todos sus portaaviones y Estados Unidos uno. Perfectamente podría haber pasado, como veremos, que al final del día los japoneses conservasen todos sus portaaviones y hubieran hundido los tres americanos.

Publicidad La Vuelta al Año en 80 mundos.jpg

Pero no pasó y la guerra siguió un curso diferente al que podría haber seguido.

Ahora que tenemos una idea de en qué consistió la batlla de Midway tendremos que ver cuál fue su contexto para así poder entrar en la importancia de su resultado.

A finales de los años 30 del siglo XX Japón se encontraba inmerso en una expansión por el continente asiático (Corea, China) y deseaba también ampliar su control sobre el Pacífico, donde encontrábamos islas bajo control japonés (las Islas Marshall, por ejemplo) con otras en manos francesas, británicas o estadounidenses. El control de ese vasto Océano no podía hacerse sin una flota potente que fuera capaz de imponerse a quien se opusiera a al expansión nipona. En concreto, Japón veía como rival a la flota de Estados Unidos, la única con capacidad para enfrentarse a la potente flota japonesa. Es por eso que el primer paso de Japón en la guerra fue el ataque por sorpresa a la flota de Estados Unidos en Pearl Harbor, Hawái, el 7 de diciembre de 1941. Los aviones japoneses habían despegado de 6 portaaviones que habían conseguido acercarse a Hawái sin ser detectados.

El ataque pilló por sorpresa a los americanos, pero sus efectos fueron limitados, porque los portaaviones norteamericanos habían salido de Pearl Harbor unos días antes y, por tanto, no se vieron afectados por éste. En el momento de iniciarse la guerra Estados Unidos disponía de 7 portaaviones, 3 de ellos en el Pacífico. Japón, por su parte, tenía 10 portaaviones (incluyendo aquí 4 portaaviones ligeros). En aquel momento todavía no era claro que los portaaviones fueran los elementos más importantes en la flota; pero los meses que siguieron al ataque a Pearl Harbor confirmaron que la clave de las flotas que operaban en el Pacífico eran los portaaviones. Los portaaviones resultaban esenciales para apoyar las operaciones anfibias y su capacidad de ataque desde centenares de kilómetros gracias a su aviación embarcada convertían al resto de los buques en meros auxiliares de sus operaciones. De esta manera, la localización y destrucción de los portaaviones enemigos se convertía en un objetivo prioritario tanto para la flota japonesa como para la flota americana.

Inmediatamente tras el ataque a Pearl Harbor, Japón lanzó una serie de ataques sobre objetivos en Asia, en el Pacífico y hasta en el Índico. Conquistó Hong Kong, Indochina, Filipinas y las Indias Orientales Holandesas (Indonesia), también ocupó islas del Pacífico y llegó a atacar Ceilán.

Hacia el sur, y tras la conquista de Indonesia, las fuerzas japonesas avanzaban hacia Australia. El plan sería ocupar las islas que rodeaban Australia (Islas Salomon y Nueva Caledonia). La conquista de Australia no parecía imposible.

Para avanzar hacia Australia los japoneses tenían que conquistar Nueva Guinea, para lo que planificaron una operación anfibia que tenía como objetivo Port Moresby. La flota estadounidense interceptó a la flota japonesa y se libró una batalla (la batalla del Mar del Coral, entre el 4 y el 8 de mayo de 1942) que, si bien impidió el desembarco japonés en Nueva Guinea, se saldó con el hundimiento de uno de los portaaviones norteamericanos (el Lexington) y serios daños a otro (el Yorktown). Los japoneses, por su parte, perdieron un portaaviones ligero y. sufrieron daños en otro de sus portaaviones (el Shokaku). En la guerra de desgaste en la que estaban enfrascados Japón y Estados Unidos esto era una victoria para Japón, quien ahora tenía cinco grandes portaaviones operativos en el Pacífico frente a solamente cuatro norteamericanos (uno de ellos, el Yorktown, con serios daños).

dauntless_bomb_drop

Era el momento para Japón de intentar atraer a la flota norteamericana a un combate que la debilitara aún más. Y el objetivo para ello fue Midway.

Midway, como ya se ha dicho, es un atolón formado por dos islas en medio del Pacífico, 2000 kilómetros al noroeste de Hawái. Se trataba de una posición estratégica interesante, pero no definitiva. Si los japoneses hubieran ocupado Midway dispondrían de una base avanzada que facilitaría hostigar a los navíos que operaran desde Hawái y dificultar los suministros a las islas; pero desde Midway no se podría intentar la invasión de Hawái, si este fuera el objetivo, por lo que la ocupación de Midway no se convertiría en un elemento decisivo en la guerra.

Publicidad Ataraxia magazine

Lo que sería decisivo es que la flota de portaaviones americana acudiera en socorro de Midway y pudiera ser destruida.

Y la flota americana acudió; pero la que fue destruida fue la flota japonesa.

Yendo a lo esencial, nos encontramos con que el 4 de junio de 1942 se dirige hacia Midway una flota de desembarco acompañada de una flota de ataque integrada por cuatro grandes portaaviones y sus buques de apoyo. Los estadounidenes envían tres de sus cuatro portaaviones en el Pacífico. Tan solo el Saratoga no participa en la batalla, a la que sí se puede unir el Yorktown, que había sido dañado un mes antes en la batalla del Mar del Coral y reparado en Pearl Harbor a toda prisa.

Los japoneses lanzan un primer ataque sobre Midway, al que responden la aviación con base en las islas sin causar ningún daño a la flota japonesa. Esa flota está defendida por el fuego antiaéreo de los buques de apoyo y  por los cazas (zero) que despegan de los portaaviones y realizan funciones de escolta. Los portaaviones norteamericanos, que estaban situados 240 millas al noreste de Midway lanzan sus aviones contra la flota japonesa, pero las diferentes oleadas son derribadas por los cazas japoneses o el fuego antiaéreo sin poder dañar su objetivo principal, los portaaviones.

A las 10:22 de la mañana, sin embargo, tres escuadrones de bombarderos que procedían de los portaaviones Enterprise y Yorktown localizan la flota y lanzan un ataque exitoso. Los cazas japoneses, que estaban centrados en las oleadas anteriores fueron incapaces de detener a los bombarderos antes de que estos se lanzaran sobre los portaaviones. En pocos minutos (menos de diez) los portaaviones japoneses Soryu, Kaga y Akagi están inutilizados.

El único portaaviones superviviente, el Hiryu, lanza un ataque contra la flota americana consiguiendo dañar gravemente el portaaviones Yorktown que unas horas más tarde es torpedeado y hundido. El ataque es respondido desde el Enterprise y el Hornet, los otros dos portaaviones americanos, y el Hiryu es también hundido.

Al acabar el día Japón tiene solamente un gran portaaviones en el Pacífico (otro en reparación) mientras que los Estados Unidos disponen de tres a los que pronto se unirá el Wasp que estaba destinado al Atlántico.

Por primera vez desde el inicio de la guerra la iniciativa pasa a los Estados Unidos.

Síguenos en Twitter

Hasta aquí lo que pasó; pero ¿y la ucronía?

Debemos detenernos en primer lugar en lo que comentábamos al principio: para que una ucronía sea eficaz ha de ser factible, y como hemos adelantado, en el caso de la batalla de Midway lo más probable es que hubieran ganado los japoneses. Como decía hace un momento, si la batalla se librara 100 veces, en 90 de ellas ganarían los japoneses.

Historia-Segunda_Guerra_Mundial-Estados_Unidos-Pearl_Harbor-Historia_220738718_35518367_1024x576

Pero se libró solamente una vez, y en esa única vez se dieron una serie de circunstancias que favorecieron a los americanos. De haber cambiado una sola de ellas el resultado podría haber sido muy diferente.

En primer lugar, la flota americana podría haber sido descubierta a primera hora de la mañana, antes de que la flota japonesa lanzara su ataque sobre Midway. De haber localizado a los portaaviones americanos los aviones japoneses se hubieran dirigido a los portaaviones y no a la isla, porque el objetivo principal eran esos portaaviones, no el atolón de Midway.

Y de los efectos devastadores de un ataque dirigido contra la flota americana por los aviones de los cuatro portaaviones japoneses da cuenta que los aviones de un solo portaaviones fueron capaces de hundir a uno de los tres portaaviones norteamericanos.

Incluso aunque lo anterior no hubiera pasado, fue una casualidad la que permitió a los tres escuadrones de bombarderos que hundieron el Soryu, Kag y Akagi a las 10:30 de la mañana, localizar la flota japonesa. De no haber localizado esos aviones a los buques japoneses, se hubiera producido un ataque japonés contra la flota americana que con bastante probabilidad hubiera dañado seriamente a ésta.

Es decir, como habíamos avanzado, no es en absoluto descabellado que al acabar el 4 de junio de 1942 los japoneses mantuvieran todos sus portaaviones y los americanos vieran reducida su presencia en el Pacífico a un solo portaaviones. Además, Midway estaría en poder de los japoneses.

¿Qué consecuencias tendría esto?

Tal como se ha adelantado, no parece posible que esto hubiera permitido una invasión de Hawái. La guarnición de la isla había sido reforzada y había del orden de 100.000 soldados en ellas. Además se había reforzado la fuerza aérea que se había destacado en Hawái, por lo que un ataque al archipiélago exigiría recursos por encima de los que disponía Japón.

Ahora bien, en la situación que hubiera seguido a una derrota americana en Midway las fuerzas americanas en el Pacífico tendrían que concentrarse en el abastecimiento y defensa de Hawái y no podrían operar en otros escenarios. Y esto tendría consecuencias.

Poco después de la batalla de Midway, los Estados Unidos iniciaron la campaña de Guadalcanal, orientada a evitar la expansión japonesa en las Islas Salomon.

Ya habíamos visto que en mayo, un mes antes de la batalla de Midway, en la batalla del Mar del Coral se había impedido la operación de Japón contra Nueva Guinea; pero sin el apoyo de la flota americana y con el apoyo de todos los portaaviones japoneses, la expansión de Japón por las islas Salomón y Nueva Guinea, amenazando Australia y Nueva Zelanda, sería una realidad.

¿Implicaría esto que Japón ganaría la guerra?

En absoluto.

El poder industrial de Estados Unidos era inmenso. Para hacernos una idea. Hemos visto que en estos primeros meses de guerra las fuerzas estadounidenses y japonesas se cifran en media decena de portaaviones (al comienzo de la guerra Estados Unidos tiene tres portaaviones en el Pacífico, en la batalla de Midway se enfrentan cuatro portaaviones japoneses frente a tres norteamericanos); pues bien, durante el año 1943 comienzan a entrar en servicio los portaaviones de la clase Essex, construidos a partir de 1941. Antes de la conclusión de la guerra en 1945, 13 de esos portaaviones habían entrado en servicio. Además, se construyeron 9 portaaviones ligeros. Frente a esto Japón no tenía nada que oponer. La capacidad de la industria militar de Estados Unidos hubiera aplastado de todas maneras a Japón.

Síguenos en Facebook

¿Fue entonces la batalla de Midway irrelevante?

No creo. Tras la batalla de Midway Estados Unidos fue capaz de recuperar en tan solo 3 años el Pacífico, Filipinas, Indochina… Una derrota en Midway hubiera retrasado el comienzo de esa operación que, además, tendría que partir de una posición mucho más difícil, contando tan solo con Hawái como punto de partida para esa conquista del Pacífico.

Dados los antecedentes, lo lógico sería que los norteamericanos esperasen a tener una clara superioridad naval para iniciar las operaciones; y eso no sería hasta 1945 o 1946 (el tiempo necesario para construir quince portaaviones). A partir de ahí otros cuatro o cinco años de operaciones no serían desdeñables. Quizás menos, una vez que pudiesen bombardear Japón con las bombas atómicas que hubieran conseguido ya en 1945. En cualquier caso, la guerra en el Pacífico se hubiera prolongado hasta bien entrada la segunda mitad de los años 40 del siglo XX.

Pero más allá de eso, cabe preguntarse cómo afectaría este retraso en la campaña del Pacífico a las operaciones en Europa. Como es sabido, el 6 de junio de 1944 tropas americanas, británicas y canadienses desembarcaron en Normandía. La invasión de Europa por el oeste comenzaba. ¿Pondrían los Estados Unidos los recursos necesarios en esa operación con la amenaza de Japón en el Pacífico todavía muy presente. Con una derrota en Midway, en 1944 las fuerzas americanas en el Pacífico estarían reducidas a Hawái, Australia estaría amenazada o ocupada y, además, no sería desdeñable que se intentara atacar Alaska.

Pelicula-de-la-batalla-de-midway-

No he mencionado antes (para no liarlo más) que simultáneamente al ataque a Midway una flota japonesa más pequeña había hostilizado las islas Aleutianas. Tras el desastre del 4 de junio esa flota se retiró para apoyar a la flota japonesa en retirada; pero, obviamente, una victoria en Midway podría haber conducido a la situación contraria: la flota japonesa, tras tomar Midway podría avanzar hacia Alaska con la intención de mantener la amenaza sobre el continente.

De nuevo, la idea de que pudiera iniciarse un avance japonés por el continente americano no parece plausible. Las dificultades serían enormes para una operación de esa naturaleza; pero como se dice en ajedrez, la amenaza es más fuerte que la realización de la amenaza. Una presión sobre Alaska podría cambiar las prioridades de los Estados Unidos y retrasar los planes en relación a Europa.

Y eso sí que supondría un cambio transcendente en la historia.

Sin el desembarco de Normandía las tropas soviéticas no hubieran detenido su avance en el Elba. Hubieran continuado hasta ocupar los Países Bajos, Francia, Italia y quién sabe si se hubieran detenido en los Pirineos o hubiesen continuado su avance por España hasta llegar a Gibraltar.

Eso sí que hubiera supuesto un cambio muy significativo en la historia de Europa.

En Estados Unidos y, sin duda, en el Reino Unido serían muy conscientes de esta posibilidad; pero ¿podrían hacer algo? ¿podrían comprometer más de un millón de soldados y todos los medios que eso implica (aviones, tanques, buques…) mientras Alaska estaba parcialmente ocupada, Hawái amenazado y Australia ocupada o amenazada?

Bien, aquí acaba la ucronía. El punto de partida es algo que pudo perfectamente ser de otra manera (los bombarderos norteamericanos de los portaaviones Enterprise y Yorktown no localizan el 4 de junio de 1942 a la flota japonesa a las 10:22 de la mañana) y, a partir de ahí se suceden una serie de acontecimientos que pueden concluir con que el régimen de Franco hubiera terminado en el año 1946 aplastado por el ejército soviético.

Midway ofrece una ucronía casi perfecta porque lo que sucedió no era lo más probable que pasara y bastaron seis minutos para que la guerra en el Pacífico cambiara completamente. Estados Unidos hubieran ganado la guerra igualmente, pero esos menos de diez minutos a media mañana del 4 de junio supusieron años de guerra. Si las cosas hubieran sido como podrían haber ido la guerra podría haber durado tres, cuatro o cinco años más. Además, esto podría haber supuesto un cambio muy significativo en la historia de Europa.

Por eso la batalla de Midway es más transcendente que Waterloo. Waterloo acabó convirtiéndose en un icono porque Napoleón fue finalmente derrotado; pero si hubiera ganado esa batalla hubiera perdido la siguiente y la historia no habría cambiado en casi nada.

Midway no es tan simbólica porque no marcó un final; pero sus consecuencias podrían haber sido mucho más significativas que las que tuvo la batalla de Waterloo.

Rafael Arenas-Firma

Puedes seguir a Rafael Arenas en Twitter y también en su página personal “El Jardín de las Hipótesis”

A MagazineFranja Patrocinio Patreon & Paypal

1

Patrocina Ataraxia Magazine en PATREON desde 5$ (4,50€) al mes

https://www.patreon.com/ataraxiamagazine

Captura de pantalla 2020-05-12 a las 15.11.03

2

Patrocina Ataraxia Magazine mediante una donación por PayPal

Puedo donar 5 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 10 o 15 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 5 euros…

€5,00

Puedo donar 10 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 20 o 30 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 10 euros…

€10,00

Puedo donar 20 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 40 o 60 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 20 euros…

€20,00

Puedo donar 50 euros

No es necesario tener cuenta abierta en PayPal para utilizar PayPal como plataforma o vía de donación • Si quisieras donar 100 o 150 euros puedes especificar (en la casilla junto al botón) que la cantidad que donas es 2 o 3 veces 50 euros…

€50,00

3

Patrocina Ataraxia Magazine con 2€ por lectura mensual

Aportaré por la lectura de cada número 2 euros mensuales

Aportaré 2 euros mensuales por leer Ataraxia Magazine, mediante un micropago utilizando PAYPAL (no es necesario tener cuenta en PayPal para efectuar el pago).

€2,00

 

A Magazine

email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook:

 

Autor- Rafael ArenasImagen de cierre de artículos