La favorita

Publicidad La Vuelta al Año en 80 mundos.jpg

La favorita
Plantilla Juan Poz

La favorita o cuando la realidad deviene distópica con la mera descripción realista de la misma.


Título original: The Favourite Año: 2018 Duración: 121 min. País: Reino Unido Dirección: Yorgos Lanthimos Guion: Deborah Davis, Tony McNamara Fotografía: Robbie Ryan Reparto: Olivia Colman, Emma Stone, Rachel Weisz, Nicholas Hoult, Joe Alwyn, James Smith, Mark Gatiss, Jenny Rainsford, Tim Ingall, Basil Eidenbenz, Timothy Innes, Jack Veal, James Melville, Hannah Morley, John Locke.


Oí en su momento que Yorgos Lanthimos se pasaba con armas y bagajes al cine «tradicional» e incluso al subgénero de las superproducciones con esta película, La favorita, que parecía diseñada para arrasar en los Oscars y que solo consiguió uno, merecidísimo, para Olivia Colman, a quien acabo de ver, por cierto en El cuento número trece, de James Kent, aunque en esta esté eclipsada por una soberbia y bellísima Vanessa Redgrave que se la merienda en el duelo interpretativo que las dos mantienen a lo largo de la película, una historia gótica con mellizas y otros sustos y asesinatos varios.

1546739192

En La favorita, sin embargo, enfrentada a dos actrices de tanto peso como Rachel Weisz -—¡pero cómo me recuerda esta mujer a Charlotte Rampling!— y una Emma Stone que va ganando peso interpretativo con papeles más complejos, como esta perla que le ha tocado en suerte, Olivia Colman se las acaba merendando y consigue imponer su visión de la primera soberana de Reino Unido sobre quienes representan a dos favoritas que harán lo posible, lo imposible, y aun lo delirante, para gozar del favor de la primera dama, un ser torturado por una vida llena de embarazos fallidos, hijos muertos prematuramente y un rosario de enfermedades entre los que la gota pasa una factura de dolor que incluso la transforman físicamente.

1_iOtS4P25PWsWsVjD6Ea9SA

El espectador atento, ahora lector de esta crítica, se habrá dada cuenta, por tan sucinta descripción del ruinoso estado físico de Ana Estuardo en los últimos años de su reinado, que el habitual universo distópico de Lanthimos ha sido sustituido en esta ocasión por una minuciosa descripción de un modo de vida «Real» en la corte de la reina Ana Estuardo, que se acerca con toda propiedad al mundo disparatado, absurdo y surreal de sus anteriores películas. Los hijos metafóricos que guarda en sus jaulas doradas en su habitación, decenas de conejos a los que de vez en cuando suelta para jugar con ellos como si fueran los diecinueve que se le murieron en otros tantos embarazos fallidos, son solo un exponente más de esa dimensión casi onírica en la que habita la primera reina de la Gran Bretaña.

Publicidad libro entrevistas

Si a esa descripción le añadimos los ceremoniales propios de la realeza en tiempos de monarquías casi absolutas, por más que en la película se dibujen partidos que no representan sino muy vagas representatividades y cuya actividad está limitada por las decisiones de la Reina, nos hallaremos metidos en un espacio que solo el gran angular es capaz de entregarnos con la distorsión exacta de su empírica realidad. No es constante, pero sí son muchos los planos en que se usa ese gran angular de la cámara para tener una visión casi total de la verdadera dimensión esperpéntica de una realidad a la que se ciñe el guion, no ignorando que en la fidelidad a lo real está la mayor parte de su carga corrosiva y distópica.

71383_1

Hemos de entender que los cinco últimos años del reinado de Ana Estuardo son los que aquí se narran, cuando ya había muerto su marido, Jorge de Dinamarca, con quien gozó de un feliz matrimonio, a pesar de los pesares, dada su total compatibilidad de caracteres. Ignoro, pues,  si las tendencias lesbianas que se manifiestan en la película pertenecen a toda la vida de la reina o se desarrollaron solo en esos últimos años en los que la enfermedad la sometía a terribles dolores. Lo que es impecablemente cierto es la tenebrosa rivalidad que se desató entre la duquesa de Marlborough y una prima caída en desgracia que acudió a la Corte en busca de su recomendación para colocarse en ella y acabó suplantándola, con buenas y mal artes, en el favor de la Reina, una tensión que domina la película con una capacidad de sorprender al espectador renovada a cada tramo del desarrollo de los acontecimientos.

ca-times.brightspotcdn  

Mientras la duquesa buscaba tener, como mujer de uno de los grandes militares británicos del reinado de Ana, una capacidad de influencia política e incluso llegar a «reinar» en nombre de la Reina, la prima solo aspira a conseguir una posición social notable, pero sin mayores preocupaciones. Son, a ese respecto, terribles de ver las secuencias del matrimonio y la noche de bodas de los supuestamente enamorados cónyuges… ¡Y no digamos ya el intento de envenenamiento de la duquesa cuyas consecuencias fisionómicas serán casi macabras!

02_TheFavourite_032249-SearchlightMarketing-Still005-1

Estamos en presencia de una película femenina en la que los hombres quedan ridiculizados hasta un extremo grotesco que ignoro si se corresponde con la realidad. En todo caso, el triángulo amoroso y de poder que afecta a las tres protagonistas de la película se basta y sobra por sí mismo para atraer nuestra atención maravillada y sorprendida por el realismo dramático de las relaciones y por la truculencia de esa lucha «a muerte» entre las dos mujeres, ante un Reina que no sabe de más que de su propio placer, aunque sí lo bastante, también, del oficio real como para detectar que están a punto de encadenarla a la insignificancia de un cuerpo dolorido y necesitado de cuidados constantes, no solo por la gota, sino por la erisipela.

Síguenos en Twitter

La guerra contra Francia, que aparece repetidamente como la gran preocupación del reinado de Ana, forma parte en realidad de la guerra europea que se libró por la sucesión en el trono de España: los ingleses, partidarios de los austracistas, quisieron invadir Cataluña para dividir el reino de España, alimentando los sueños secesionistas de un puñado de catalanes que no se correspondía con el sentir mayoritario de la población, a los que abandonaron sin mayores contemplaciones una vez que escogieron firmar la paz con los franceses y reconocieron a Felipe V como rey español. ¡Lástima que ese rico contexto histórico ni siquiera sea mencionado en la película! En todo caso, conociéndolo, se ven de otra manera las triquiñuelas políticas entre los tories y los whigs, que entonces representaban el ala liberal de la política inglesa.

012186_1280x720_317299_043

A mí, francamente, me ha recordado mucho la película de Patrice Leconte,  Ridicule, acaso por lo que tienen las cortes de pequeño microcosmos en los que rigen leyes que están al margen de las que rigen la sociedad en su conjunto. Desde las fiestas hasta los banquetes, pasando por los corredores secretos que sirven de escenario a relaciones prohibidas, junto a los protocolos parlamentarios o la relación con el servicio de una Reina con frecuentes ataques de histeria, provocados por sus terribles dolores; todo, ya digo, constituye una visión de la realidad que nos sorprende por su veracidad extrema, lindante con lo surreal. A ese respecto, el final de la película no engaña, y colmará las expectativas de los aficionados a las películas anteriores de Lanthimos.

Síguenos en Facebook

En todo caso,  la lujosa puesta en escena, típica de las producciones británicas, se nos presenta como el mejor decorado para un trío de interpretaciones femeninas que es de lo mejorcito que hemos podido ver en las pantallas desde hace bastante tiempo. Supongo que cualquiera de las tres hubiera merecido el Oscar que gano Olivia Colman, pero de lo que estoy seguro es de que Lanthimos hubiera merecido otro para su magnífica labor de dirección. Solo hay que recordar, por ejemplo, la secuencia de la carrera de gansos… ¡Magnífica!

the-favourite-production-design-fiona-crombie-1549914490

En fin, una película a la que la ausencia de Oscars lejos de perjudicarla la favorece, porque puede verse sin la presión de los grandes éxitos y con un atención a los detalles de ambientación y fidelidad a la época que la convierten en un grandísima película.

Juan Poz-Firma

Puedes seguir a Juan Poz en Twitter como @JuanPoz9 y también en su excelente blog de crítica cinematográfica «El Ojo Cosmológico de Juan Poz» y en su blog de crítica literaria «Diario de un artista desencajado»

A MagazineFranja Patrocinio Patreon & Paypal

Ataraxia Magazine es un digital de lectura gratuito en Internet. Publicamos a lo largo del mes más de una treintena de extensos artículos y columnas de política, sociedad y cultura, fruto del esfuerzo y dedicación de un equipo de más de quince periodistas, escritores, juristas, abogados, economistas y expertos en todo tipo de materias. Cada número supone no menos de 400 horas de trabajo colectivo. Garantizar la continuidad de una iniciativa de estas características sin financiación es imposible. Si te gusta nuestra publicación te pedimos que contribuyas, en la medida de tus posibilidades, a su continuidad; o bien patrocinándola mediante una mínima cuota mensual de 5 dólares (4,45€) a través de PATREON (hallarás el enlace tras estas líneas) o bien aportando mínimas cantidades, a partir de 1€, mediante un micropago utilizando PAYPAL (enlace tras estas líneas). GRACIAS por tu ayuda. Deseamos poder seguir brindando a nuestros lectores textos y contenidos de calidad de forma abierta y accesible a todos.

PATROCINA ATARAXIAMAGAZINE CON UNA CUOTA DE 5$ (4,44€)

anuncio Ataraxia-Patreon

PATROCINA ATARAXIAMAGAZINE CON UNA MICRO DONACIÓN (2€)

Micro donación mediante Paypal

Mediante Paypal (no es necesario tener cuenta en Paypal) puedes aportar 2 €, a fin de garantizar la permanencia y viabilidad de tu revista en Internet. Muchas gracias.

€2,00


email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook:


 

Autor- Juan PozImagen de cierre de artículos