El alud

Publicidad La Vuelta al Año en 80 mundos.jpg

Alud
Carmen Álvarez.jpg

Agotados, enfadados, aterrados, ilusionados, resignados, silentes, vociferantes, estoicos, histéricos, entusiastas, cada uno como puede, como quiere o como sabe, ha salido de 2019 para entrar en un 2020 incierto. Incierto como lo son todos los años desde que el mundo existe o desde que el hombre es consciente del paso del tiempo.

La incertidumbre, esa sensación tan desagradable consustancial al hombre, a veces se hace más evidente, o eso nos parece. Y este año, a muchos se nos antoja como una caída al abismo, como un paso al frente desde el borde del precipicio.

Para los que creen a pies juntillas que el ser humano es plenamente dueño de su destino, tenemos malas noticias. Somos el producto de miles de circunstancias, genéticas, ambientales, educacionales, afectivas, sociológicas, y también políticas. La persona inteligente usará el poco margen de libertad que la vida le otorga para superar los factores negativos, minimizar sus efectos y sacar el mayor rédito posible a los positivos. El necio, por el contrario —cuidado, que todos llevamos un necio dentro—será rehén vitalicio de las circunstancias; como caña sacudida por el viento, dará tumbos por la vida sin capacidad ni voluntad para resistir sus embates. El necio se quejará, llorará, y, sobre todo, vivirá echando la culpa al prójimo de su inutilidad y su fracaso.

El necio es, o cree ser,  víctima. Víctima del sistema, de su familia, de su entorno, de su pareja, del sexo contrario, de su jefe, de sus compañeros o de los tiempos que le ha tocado vivir. Está convencido de que el mundo está en contra de él. En el fondo se cree tan importante como para pensar que todas las fuerzas del universo se han conjurado a fin de joderle la vida.  Se arrastra por el mundo como si fuera el ombligo del planeta Tierra.

Publicidad libro entrevistas

Todos, sin excepción, hemos tenido momentos de necedad absoluta. Pero todos, sin excepción, tenemos la oportunidad, el deber, la necesidad de abandonar voluntariamente ese estado de gilipollez en el que nos hundimos conscientemente porque elegimos que sean otros los que, por amor o por deber, nos saquen a flote. Vamos, que nos arreglen la vida.

Síguenos en Twitter

«2020 tiene aspecto de alud que arrasará todo lo que se ha construido a lo largo de estos años sin dejar piedra sobre piedra, como si sólo tuviera como protagonistas a Sánchez y sus funestos compañeros de viaje.»

2020 tiene aspecto de alud que arrasará todo lo que se ha construido a lo largo de estos años sin dejar piedra sobre piedra, como si sólo tuviera como protagonistas a Pedro Sánchez y sus funestos compañeros de viaje. Podemos quejarnos, llorar, permanecer impasibles o quedarnos bloqueados al albur de las circunstancias. Será un año difícil en lo político y, por muy apolíticos que se crean algunos, a todos nos tocará sufrir los cambios que se avecinan. Algunos los disfrutarán: los rufianes, los oteguis y demás calaña están en sus horas más altas. Pero gentuza aparte todos y cada uno de nosotros tendremos que decidir qué actitud tomar: si dejarnos llevar por la corriente, enrocarnos en el fatalismo y en la amargura, o luchar en la medida de nuestras posibilidades contra la corriente.

Síguenos en Facebook

«La descomposición de España es posible y cercana. El que crea que ese escenario no tendría más transcendencia que la puramente emocional, se equivoca.»

La descomposición de España es posible y cercana. El que crea que ese escenario no tendría más transcendencia que la puramente emocional, se equivoca; y el que piense que España es eterna e indestructible, también está en un grave error.  Lo que está claro es que si los que estamos por la unidad de España vamos divididos, perderemos. La hispanofobia está activa, dotada de un inmenso poder y, por supuesto, carece de escrúpulos morales, éticos y legales. Exijamos a los partidos llamados absurdamente «españolistas» altura de miras, sentido de Estado, y generosidad a la hora de velar por sus intereses personales. La convivencia, la historia, la democracia y la libertad están en juego. No lo duden.

Carmen Álvarez-FirmaPuedes seguir a Carmen Álvarez en Twitter y también en su blog personal, en este enlace

 

A MagazineFranja Patrocinio Patreon & Paypal

Ataraxia Magazine es un digital de lectura gratuito en Internet. Publicamos a lo largo del mes más de una treintena de extensos artículos y columnas de política, sociedad y cultura, fruto del esfuerzo y dedicación de un equipo de más de quince periodistas, escritores, juristas, abogados, economistas y expertos en todo tipo de materias. Cada número supone no menos de 400 horas de trabajo colectivo. Garantizar la continuidad de una iniciativa de estas características sin financiación es imposible. Si te gusta nuestra publicación te pedimos que contribuyas, en la medida de tus posibilidades, a su continuidad; o bien patrocinándola mediante una mínima cuota mensual de 5 dólares (4,45€) a través de PATREON (hallarás el enlace tras estas líneas) o bien aportando mínimas cantidades, a partir de 1€, mediante un micropago utilizando PAYPAL (enlace tras estas líneas). GRACIAS por tu ayuda. Deseamos poder seguir brindando a nuestros lectores textos y contenidos de calidad de forma abierta y accesible a todos.

PATROCINA ATARAXIAMAGAZINE CON UNA CUOTA DE 5$ (4,44€)

anuncio Ataraxia-Patreon

PATROCINA ATARAXIAMAGAZINE CON UNA MICRO DONACIÓN (2€)

Micro donación mediante Paypal

Mediante Paypal (no es necesario tener cuenta en Paypal) puedes aportar 2 €, a fin de garantizar la permanencia y viabilidad de tu revista en Internet. Muchas gracias.

€2,00


email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook:

 

Autor - Carmen ÁlvarezImagen de cierre de artículos