Draghi y Powell, al rescate

Publicidad La Vuelta al Año en 80 mundos.jpgDraghi-Powell al rescateÁlvaro Shares.jpg

El verano se va acabando, y empieza un último cuatrimestre que promete ser de “alta tensión”. Tras mi retiro estival en una esquinita del fantástico Parque Natural del Delta del Ebro, miro de reojo las pantallas y las noticias que nos van llegando, tanto desde dentro como desde fuera en materia económica. Y no pinta muy bien, aunque nadie debería sorprenderse, ya que la tendencia desde hace meses de algunos indicadores así lo venían avisando.

¿Alemania entrando en recesión? Ése ha sido el titular del mes de Agosto. Técnicamente podría ser. No olvidemos que “recesión” significa dos trimestres consecutivos de contracción. Y el propio Bundesbank así lo alertaba, además teniendo en cuenta que los indicadores de producción seguirán siendo flojos en el tercer trimestre, debido a una debilidad de su industria y el impacto negativo de la guerra comercial que afecta directamente a los sectores principales de producción y de exportación alemanes.

Si bien es cierto que ciertas personalidades y pesos pesados de la economía han salido con declaraciones para calmar los mercados, el dinero es muy cobarde y rápidamente se ha refugiado en los activos llamados “refugio”, como los bonos, el oro, las “criptomonedas” y algunos valores cotizados con cuentas de resultados y balances sólidos además de previsiones de dividendo casi incuestionables.

Las Bolsas han dado el primer susto del año durante el mes de Agosto, corrigiendo bruscamente quizás los excesos experimentados en el primer semestre después de un cierre de 2018 que dejó a muchos gestores con un muy amargo sabor de boca. Eso permitió que las carteras no estuvieran excesivamente cargadas de renta variable y han suavizado los impactos en la evolución de los fondos de inversión. Aún así, el daño ya está hecho para aquellos que no cubrieron a tiempo las carteras más agresivas.

La situación ha provocado la inversión de la curva de tipos en EEUU de nuevo, y las alarmas de recesión han vuelto a saltar al ruedo bursátil. Sin embargo, relevantes personalidades como Greenspan, Yellen e incluso el presidente de Bank of América, han salido raudos a desmentir tal posibilidad y dar cierto apoyo a las tesis de Donald Trump, cuya presión al presidente de la FED cada día es mayor, solicitándole un recorte de 100 puntos básicos en los tipos de interés. Por el contrario, Rubini destaca que esta crisis es diferente a la de 2008 y no se podrá contener con políticas de estímulos monetarios y fiscales.

La inversión de la curva de tipos en EEUU se puede justificar por la intervención en los mercados de los bancos centrales comprando bonos, y creando un arbitraje que han provocado la situación que tenemos ahora en las pantallas. Los inversores se han refugiado en los bonos, basándose más en la previsión de las futuras compras adicionales por parte de los bancos centrales que por la propia rentabilidad ofrecida por los mismos, que, en muchos de los tramos de la curva, ya es negativa. Esa intervención ha generado una situación de mercado más basada en expectativas que en datos puramente económicos. Simplemente recordar que la deuda soberana con rentabilidad negativa supera a nivel mundial los 16 billones de dólares, con crecimientos del 200% desde Noviembre de 2018. Una velocidad que da vértigo.

Publicidad libro entrevistas

Si bien es cierto que en la economía norteamericana es menos probable que se produzca esa temida “recesión”, también es cierto que la tensión en otros mercados como el europeo (Italia principalmente) y el asiático (Hong Kong y enfriamiento de China) pueden oscurecer algo más el panorama.

Habrá que seguir también de cerca el conflicto Irán-EEUU en cuanto a los precios del petróleo se refiere. Si bien hemos visto una relajación de los precios en las últimas semanas, y una hipotética recesión deprimiría la demanda y por tanto la presión sobre los precios, un enfrentamiento entre ambos países podría desatar el efecto contrario.

Y todo esto, queridos lectores, ha ocurrido en un primer semestre relativamente tranquilo, muy enfocado en la guerra comercial y en la publicación de resultados de las compañías, que evidentemente han sido algo inferiores de lo esperado en muchos sectores y confirmaban un cierto cambio de ciclo que los analistas ya venían anunciando. Obviamente, el sector financiero, dados los niveles de tipos de interés actuales y las exigencias de capital a las que está sometido, ha sufrido en mayor medida que el resto.

La situación política en Italia, el conflicto en Hong Kong y las actas de las reuniones de los bancos centrales, FED y BCE, publicadas en Agosto, han dejado un extraño sabor de boca. Mientras, China bajó sus tipos preferenciales (LPR) a 1 año desde el 4.31% al 4.25% y a cinco años al 4.85%, lo que se interpreta como una bajada de tipos inducida. Además se espera el paquete de medidas fiscales que se anunciará en breve, que se traducirá en mayor tranquilidad en los mercados, al menos en el corto plazo.

Publicidad Ataraxia magazine

En España nos espera un otoño pleno de acontecimientos, principalmente políticos, que pueden influir de forma considerable en los mercados.

Si bien la economía española sigue creciendo todavía por encima del 2% en su PIB, es cierto que ya tenemos un gran número de indicadores que vaticinan una segunda parte del año bastante más débil y con una desaceleración más que confirmada, como así ha venido mostrando la tendencia en la evolución de creación de empleo (ligeramente por encima del 2% en 12 meses). No olvidemos que en España partimos de una tasa de paro que dobla a la media de la Unión Europea.

Como primer envite, el segundo intento de formación de Gobierno en Septiembre o en su defecto convocatoria anticipada de elecciones en Noviembre. Un gobierno de coalición, cooperación, a la portuguesa, o como nos lo quieran disfrazar Sánchez y sus asesores, con Unidas Podemos, y el apoyo de los grupos independentistas y separatistas, provocaría una convulsión relevante en nuestros índices. Por otro lado, la posible coalición PSOE-Cs no parece que, de momento, sea muy factible, dadas las líneas rojas establecidas por Cs y el acuerdo de gobierno en Navarra por parte del PSOE con grupos claramente separatistas y proetarras. Esa coalición de gobierno se vería como el mal menor y lo más deseable por los mercados, especialmente por los inversores internacionales. Un gobierno estable que permitiese la elaboración de unos Presupuestos 2020 realistas y con políticas económicas de contención del gasto, reducción del déficit y planteamientos de medidas a largo plazo que permitan la creación de empleo y aumentar la productividad. Bruselas así nos lo exige. No quieren experimentos ni con “gaseosa” en esta situación de mercado.

Además, en Septiembre se anunciará la sentencia del 1-O y de confirmarse condenas severas, aumentará el ruido y presión en las calles y en los medios, por parte de los independentistas, lo que complicará todavía más la situación en ciudades como Barcelona, donde ya la inseguridad es una alarma diaria. Veremos si la situación se puede afrontar con un gobierno ya formado o por el contrario con un gobierno todavía en funciones. En cualquier caso, no será bueno para la imagen internacional de España y sus mercados, y provocará la paralización de inversiones hasta su resolución. El peso de la inversión extranjera en nuestra bolsa es considerable y muy relevante, así como en el mercado inmobiliario.

Síguenos en Twitter

Además, el 31 de Octubre expira el plazo para el Brexit. Boris Johnson está intentando negociar una salida pactada con los principales líderes europeos con la situación de Irlanda como pieza fundamental de la discusión. Mientras Corbyn sigue intentando ser PM y conseguir una salida negociada con la UE. En cualquier caso, y aunque yo creo que se prolongará el plazo y se acabará llegando a un acuerdo, la incertidumbre en los mercados, a medida que se acerca la fecha, aumentará. Trump ya ha dejado claro en el G7 su intención de cerrar con celeridad un acuerdo comercial con Reino Unido y apuesta por Johnson como candidato para liderar el Brexit. La suerte está echada.

A todo ello se unirá la capacidad de Jerome Powell de aguantar las presiones de Donald Trump para bajar más los tipos. La situación americana es muy diferente a la europea, pero Trump querrá garantizarse una economía fuerte cara a las elecciones, un dólar más débil y una dosis adicional de oxígeno financiero para sus empresas.

De fondo tenemos la campaña electoral americana, donde Trump a golpe de tweet tendrá a los mercados en vilo y especialmente presionando a Jerome Powell para que baje los tipos de interés. De momento los miembros de la FED han lanzado un mensaje mixto, y no parecen muy proclives a bajadas bruscas en los tipos de interés. Monitorizarán la situación y actuaran en función de cómo evolucionen los diferentes indicadores de crecimiento. China ha anunciado mas aranceles a productos americanos y Trump sigue reaccionando pidiendo a las empresas que dejen de operar en China. La tensión se mantiene, aunque los mensajes de seguir negociando y llegar a posibles acuerdos siguen encima de la mesa.

Así que, queda prohibido aburrirse cara al otoño. La “Vuelta al Cole”, como reza el eslogan que nos acompaña durante tantos años, y que deprime a nuestros pequeños y en mayor medida a sus mayores, será ajetreada, convulsa y llena de acontecimientos difícilmente cuantificables. El coctel de indicadores que se avecinan confirmarán la desaceleración, y la famosa “recesión” que tanto planea por los rotativos puede verse algo más cerca que lo que desearíamos, al menos en la arena europea. Y España no saldrá indemne.

Síguenos en Facebook

A su vez, en Septiembre veremos la contundencia del paquete de medidas que anunció Mario Draghi en sus reuniones de Julio y Agosto. Las medidas a aplicar seguramente serán contundentes y con un amplio programa de compra de activos para mandar un mensaje de tranquilidad a los inversores. Incluso se contempla la posibilidad de que intervenga comprando acciones, como han hecho ya otros bancos centrales. En cualquier caso, el mensaje (que será bien recibido) no deja de insinuar una situación de fondo de la economía europea preocupante. El margen de actuación en los tipos de interés es bastante más escaso que en ocasiones anteriores y los balances de los bancos centrales tampoco pueden seguir creciendo “hasta el infinito y más allá”. Podemos entrar en la espiral del “pan para hoy, hambre para mañana”. Pero de momento, los mercados siguen bailando al son de este “vals” y como decía el ex presidente de Lehman: “mientras suene la música…”.

Podemos adoptar cara a Septiembre dos posibles alternativas.

Ante la ausencia de activos con rentabilidades atractivas en el mercado de renta fija (cuyo rally ya hemos vivido), el inversor puede optar (si no lo hizo ya) por aumentar la liquidez y esperar a buenos momentos de entrada (que los habrá) para crear cartera o bien apostar por el riesgo y aprovechar algunos precios de empresas cotizadas que vemos en el mercado de renta variable, con rentabilidades por dividendo muy atractivas (y sostenibles en el futuro) y predicciones de negocio relativamente estables en el largo plazo.

El oro, que sigue marcando máximos de los últimos cinco años, sigue siendo un buen activo refugio y ofrece estabilidad ante altas volatilidades de mercado.

Los programas de compra por parte de los bancos centrales pueden provocar otra subida de los bonos corporativos (bajada en rentabilidad) que puede ser aprovechada a corto plazo para sacar algún beneficio adicional. Siempre eligiendo bien las empresas y no dejándose llevar por decisiones meramente especulativas. Recordemos que aunque hay activos que han caído mucho en precio, pueden seguir cayendo hasta valer cero.

Y para los que no hayan cubierto cartera y apuesten por un escenario caótico y de recesión, todavía pueden hacerlo, buscando preservar el patrimonio y evitar las oscilaciones bruscas que seguramente nos ofrezcan los mercados en la segunda parte del año.

Afinen la puntería, tengan la artillería preparada, sean flexibles y rápidos en la toma de decisiones y no dejen de seguir el tweet de Trump, que alguna pista seguro que nos da. Quedan cuatro meses del 2019 por delante y hay que aprovechar el “ruido” y la ineficacia de los mercados para intentar rascar alguna rentabilidad adicional. Impera el muy corto plazo y el seguimiento inmediato de la noticia, lo que conlleva un esfuerzo extra, pero si queremos “peces” hay que mojarse el…. se lo dice un pescador con el trasero bien pelado.

Mantengan los buenos recuerdos de las recientes vacaciones, seguro que bien merecidas, pero no pierdan de vista sus ahorros e inversiones. Hay momentos y oportunidades que para los más atrevidos y avezados en su toma de decisiones, todavía les pueden reportar algunas alegrías de cara al cierre del año.

Suerte y felices y rentables inversiones.

Álvaro Shares-Firma.jpgPuedes seguir a Álvaro Shares en Twitter como @AlvaroJuer

A MagazineFranja Patrocinio Patreon & Paypal

Ataraxia Magazine es un digital de lectura gratuito en Internet. Publicamos a lo largo del mes más de una treintena de extensos artículos y columnas de política, sociedad y cultura, fruto del esfuerzo y dedicación de un equipo de más de quince periodistas, escritores, juristas, abogados, economistas y expertos en todo tipo de materias. Cada número supone no menos de 400 horas de trabajo colectivo. Garantizar la continuidad de una iniciativa de estas características sin financiación es imposible. Si te gusta nuestra publicación te pedimos que contribuyas, en la medida de tus posibilidades, a su continuidad; o bien patrocinándola mediante una mínima cuota mensual de 5 dólares (4,45€) a través de PATREON (hallarás el enlace tras estas líneas) o bien aportando mínimas cantidades, a partir de 1€, mediante un micropago utilizando PAYPAL (enlace tras estas líneas). GRACIAS por tu ayuda. Deseamos poder seguir brindando a nuestros lectores textos y contenidos de calidad de forma abierta y accesible a todos.

PATROCINA ATARAXIAMAGAZINE CON UNA CUOTA DE 5$ (4,44€)

anuncio Ataraxia-Patreon

PATROCINA ATARAXIAMAGAZINE CON UNA MICRO DONACIÓN (2€)

Micro donación mediante Paypal

Mediante Paypal (no es necesario tener cuenta en Paypal) puedes aportar 2 €, a fin de garantizar la permanencia y viabilidad de tu revista en Internet. Muchas gracias.

€2,00


email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook:


Álvaro Shares es un licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por el CEU y la Universidad Autónoma de Madrid, que ha sobrevivido a 31 años de experiencia en la bolsa española, en firmas de primera fila del sector financiero como JP Morgan o BBVA, entre otras. Desde el año 86 ha visto y seguido la evolución del profundo cambio que han sufrido los mercados hasta la actualidad. Desde el crash del 87 hasta el Brexit del 2016, así como la evolución tecnológica y el desarrollo de nuevas alternativas de inversión, siempre de la mano de los principales inversores nacionales e internacionales. Mucho mundo a sus espaldas y muchos viajes con los principales directivos de las compañías españolas. Y con ganas de seguir aprendiendo.


Imagen de cierre de artículos