Raza y género

Publicidad Ataraxia magazine
Página abierta.jpg
denuncia-txt.jpg

RAZA Y GÉNERO

Roquelo López Tolentino

Por todos es conocido que los nacional-socialistas basaron sus teorías y polilogismos falaces en torno a la raza como elemento de lucha política para llegar al poder. No obstante, hoy, y suponiendo que no nos fijemos en los matices entre ambos elementos, quizá nadie repare en que la izquierda (internacional-socialismo) utiliza el género como herramienta de conflicto social y de intervencionismo moralista en la vida del individuo.

 

Los nacional-socialistas consideraban que su imaginaria comunidad social y política podía reconstruirse a través de la purificación de la raza aria, en un proyecto milenarista en el que, a lo largo de varias generaciones de dictadura del proletariado, se conseguiría lo que Marx denominó, en el Manifiesto, como el nuevo hombre, pero en referencia a la fase más alta del comunismo. Esta profecía —ambos socialismos son deterministas y viven de las profecías— es perfectamente trasladable al objetivo nazi de la búsqueda de la arianidad pura.

En los 60 y 70 del siglo pasado, tras años de presuntos estudios científicos, que nunca se sometieron a prueba de falsación, porque eran indemostrables, los autores de la denominada Escuela de Fráncfort, dieron a los movimientos pro-soviéticos occidentales de las citadas décadas, las ideas que enmendaban el marxismo clásico. Así, en vez de la agresividad explícita y la lucha violenta que tanto han caracterizado a la izquierda, ahora fundarían su actividad política en la instrumentalización y manipulación de aspectos culturales, sociológicos y psicológicos. Nacía el neomarxismo, y con él la ideología de género adquiría un rol central en la nueva cruzada de la izquierda en pos de construir su utópico nuevo hombre. Ahora, como he señalado, centrándose en varios aspectos, que bien podríamos llamar de ingeniería social. La ideología (estatalizada) de género, junto con otras microcausas supuestamente sociales, como el ecologismo y el feminismo, han venido pretendiendo convertirse en una suerte de sucedáneo compuesto de la lucha de clases.

«Se elige el género como arma o munición política, porque va más allá de la primera asociación mental que podemos hacer, usualmente relacionándolo con los sexos. El concepto de género, tal como lo maneja la izquierda, dentro de la estrategia que aquí estamos analizando, al ser una categoría totalitaria, engloba una infinitud de, por simplificarlo, categorías identitarias.»

Se elige el género como arma o munición política, porque va más allá de la primera asociación mental que podemos hacer, usualmente relacionándolo con los sexos. El concepto de género, tal como lo maneja la izquierda, dentro de la estrategia que aquí estamos analizando, al ser una categoría totalitaria, engloba una infinitud de, por simplificarlo, categorías identitarias. El género, que puede ser una categoría taxonómica de clasificación de las especies, dentro de un árbol evolutivo, no se refiere estrictamente a esto en la mayoría de ocasiones dentro de la lucha del neomarxismo, liderada por partidos de izquierda, sino que también puede referirse a vínculos sanguíneos (como a vínculos sanguíneos alude, por ejemplo, la arianidad pura). Así, para el animalismo no hay fronteras evolutivas entre el homo sapiens (animal racional) y los animales inferiores (seres irracionales), de manera que dentro de las categorías identitarias también entra el nivel trans-especie. Esto quiere decir, por poner un ejemplo, que si te autopercibes como alguien que posee un alma comprendida entre un guepardo y un humano, también estás dentro de las categorías identitarias que propone la ideología de género en su apartado animalista, y cualquier crítica que recibas de los demás, ‘’se debe a resistencias psicológicas creadas por el orden capitalista’’. Este es el tipo de ‘’conclusiones’’ que utiliza la Escuela de Fráncfort para intentar amordazar las críticas o exigencias de pruebas científicas a sus disparatadas premisas, y tienen más bien que ver con ideologías, y verdaderas resistencias psicológicas, que con ciencia.

Síguenos en TwitterEl género es, como vemos, un concepto mucho más difuso y elástico que el de raza, ya que además incluye un sinnúmero de mayor infinitud de rasgos cualitativos o de composición cuantitativa posibles. Esto hace que se pueda aplicar de forma escalar a través de las políticas públicas que ya se están implementando, esto es, que el proceso de banalización social pueda enfocarse más intensamente en grupos concretos de la sociedad. Con este procedimiento, se va del denominado ‘’micromachismo’’ (escala menor) a la existencia de una supuesta ‘’masculinidad tóxica’’ (escala mayor), dentro de una misma categoría de género. Esta táctica pretende colectivizar a los varones humanos, a través de un proceso de criminalización y cosificación social que permita ejecutar mayores atrocidades totalitarias, ya que a medida que el proceso avanza, la gradualidad del mismo hace que no se noten los cambios en la ampliación del umbral de lo que se ve como una barbaridad en la opinión pública.

«Con este procedimiento, se va del denominado ‘’micromachismo’’ (escala menor) a la existencia de una supuesta ‘’masculinidad tóxica’’ (escala mayor), dentro de una misma categoría de género.»

El objetivo de la izquierda es enfrentar al 50% de la población con el otro 50%, y de hecho ellos mismos hablan en estos términos de porcentajes. No sabemos hasta qué punto esta estrategia de agitación social puede implicar un peligro para la coexistencia social pacífica, que sólo tiene lugar en un orden liberal, pero el hecho de que la ingeniería social de género de la izquierda se fundamente en el modelado conductual y la manipulación psicológica, nos permite hablar de que es posible un incremento de la neurosis y la paranoia sociales, y con ello, de la agresividad en el ámbito de las relaciones sociales o privadas interpersonales. Los autores de la Escuela de Fráncfort afirman que estas alienaciones y desórdenes mentales son causa del libre mercado, pero este argumento puede utilizarse para atribuirlo con mayor certeza al Estado.

Síguenos en FacebookDado que no existe una lucha insalvable entre hombres y mujeres, sino que la lucha de géneros, con la imposición estatal de cualquier estereotipo identitario, crea artificial y mentalmente la idea de que hay un conflicto inevitable. Esto activa los mecanismos de defensa del sistema nervioso simpático del individuo, y ahora él no se hace responsable de sus acciones y elecciones vitales, sino que las descarga en la culpabilización de la ‘’sociedad’’ capitalista. Naturalmente, el propósito de la izquierda a través de este mecanismo indirecto de violencia es destruir el capitalismo y manejar a los individuos, previamente manipulados, a su antojo.

No puedo dejar de resaltar como conclusión la necesidad que tienen los totalitarismos, en sus viejas o nuevas versiones, de buscar fetiches, entelequias colectivistas o identidades para generar conflictos en la sociedad, y asimismo como las atrocidades del nacional-socialismo fueron sólo el resultado lógico de un proceso previo y lento de cosificación de los judíos, y del apoyo de supuestos intelectuales que emplearon sus creaciones para justificar el racismo, de la misma manera las atrocidades del internacional-socialismo —que así se sigue llamando la izquierda— pretenden tunearse a través del género.

ROQUELO L. TOLENTINO

A MagazineFranja Patrocinio Patreon & Paypal

Ataraxia Magazine es un digital de lectura gratuito en Internet. Publicamos a lo largo del mes más de una treintena de extensos artículos y columnas de política, sociedad y cultura, fruto del esfuerzo y dedicación de un equipo de más de quince periodistas, escritores, juristas, abogados, economistas y expertos en todo tipo de materias. Cada número supone no menos de 400 horas de trabajo colectivo. Garantizar la continuidad de una iniciativa de estas características sin financiación es imposible. Si te gusta nuestra publicación te pedimos que contribuyas, en la medida de tus posibilidades, a su continuidad; o bien patrocinándola mediante una mínima cuota mensual de 5 dólares (4,45€) a través de PATREON (hallarás el enlace tras estas líneas) o bien aportando mínimas cantidades, a partir de 1€, mediante un micropago utilizando PAYPAL (enlace tras estas líneas). GRACIAS por tu ayuda. Deseamos poder seguir brindando a nuestros lectores textos y contenidos de calidad de forma abierta y accesible a todos.

PATROCINA ATARAXIAMAGAZINE CON UNA CUOTA DE 5$ (4,44€)

anuncio Ataraxia-Patreon

PATROCINA ATARAXIAMAGAZINE CON UNA MICRO DONACIÓN (2€)

Micro donación mediante Paypal

Mediante Paypal (no es necesario tener cuenta en Paypal) puedes aportar 2 €, a fin de garantizar la permanencia y viabilidad de tu revista en Internet. Muchas gracias.

€2,00


email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook:

 


20180717_192543

Roquelo López Tolentino

Puedes seguir a Roquelo en Twitter @lt_lopez_ y en el Blog de Students For Liberty España https://www.esflspain.org/blog/

Hispano-dominicano y austríaco de pensamiento. Militante de la libertad. Defensor de la civilización occidental, el orden espontáneo, la vida, la igualdad jurídica, la propiedad privada, el Estado de Derecho, el gobierno-Estado mínimos, la libre iniciativa de la sociedad y unos mercados libres. Me considero un convencido de la importancia de la tecnología para, mediante la cultura, la psicología, la ciencia, la historia, la comunicación y la filosofía, defender con pasión y razón la libertad, y luchar contra las nuevas ideas en que vuelve a aparecer el colectivismo en el siglo XXI. El libre comercio internacional es la mejor herramienta para acabar con las guerras, las dictaduras, y disminuir la pobreza en el mundo.


Imagen de cierre de artículos

 

Anuncios