Torra y su «Guardia de la noche»

Captura de pantalla 2019-03-18 a las 16.54.16cabecera julio murilloquim-torra-passa-revista-a-mossos-d-esquadra

Torra y su «Guardia de la noche»

 

Permítanme darles mi opinión sobre un asunto del que sin duda alguna habrán oído hablar. Y concédanme bula para hacerlo en clave jocosa, porque de un tiempo a esta parte he perdido el interés —aunque reconozco que va por ciclos, humores o días, o yo qué sé— por la seriedad, la asepsia informativa y el espíritu imperturbable que supuestamente debe adoptar un periodista a la hora de abordar cualquier asunto polémico. Disculpen, pero yo ya no puedo, por mucho que lo intente, limitarme o ceñirme a esas reglas clásicas que estudiábamos en la carrera de periodismo que rezan que el buen periodista explica el qué (ha pasado), cuándo (ha pasado), dónde (ha pasado), cómo (ha pasado) y el porqué de cualquier asunto, aparcando sus filias y sus fobias. Yo todo eso lo dejo para los becarios, que tienen que practicar, y, además, cobran más que yo, que no cobro nada y acabaré de cronista bajo un puente de autopista. Además esta es una columna de opinión. Y menudo soy yo para aceptar bozales o mordazas. Antes muerto que sencillo y silenciado.

Hecho el preámbulo —¡qué necesarios son los preámbulos a la hora de guiñar el ojo a los lectores y captar su atención!— déjenme que les diga que quiero hablarles de algo que me provoca náusea profunda. Y es que resulta que el MHP Chis-Torra, Quim Chis-Torra —la ratafía mezclada, nunca agitada—, va a contar con un cuerpo de seguridad propio, especial, cuyos miembros serán seleccionados uno a uno, mediante entrevistas personales con todos los interesados. Y habrá muchos candidatos, seguro, pues ofrecen, de golpe, 400 euros más al mes, mejores condiciones laborales, poder pasar de las cabañas a los palacios, y la satisfacción íntima, y eso no se paga ni con un lote vitalicio de espetecs de Vic, de pasar a formar parte de algo parecido a la Guardia Republicana de Sadam Huseín, de Gadafi, o de un moro Muza de esos, pero en versión catalana, por descontado, que aquí los déspotas son demócratas de cojones, además de muy festivos, alegres e inclusivos.

«Me huelo que en esa guardia personal de Torra habrá mucho jenízaro… Y no por su origen cristiano, que todos somos hijos de Dios, o por ser rufianes de casta, sino por la dificultad de hallar personal con 8 apellidos catalanes, que sería el mínimo de fanatismo deseable.»

Es de cajón que esa unidad especial será algo así como una Guardia de Corps, que en el pasado velaba por la seguridad de las familias reales; o una Guardia Pretoriana, como la que escoltaba a los césares —y en ocasiones los proclamaba, al encontrarlos ocultos, tras el regicidio del Calígula de turno,  tras una cortina—; o incluso mejor: una tropa de élite al estilo de los jenízaros otomanos. Los jenízaros —muchos de ustedes lo sabrán—, eran niños cristianos raptados de los brazos de sus padres y educados y entrenados en una fe inquebrantable al amo gordinflón del harén de Constantinopla y al Islam. Eran temibles, despiadados, porque eran conversos y necesitaban demostrar que eran más otomanos que Solimán el Magnífico, que ya es decir.  Me huelo que tal y como están las cosas, en esa guardia personal de Torra habrá mucho jenízaro… Y no por su origen cristiano, que todos somos hijos de Dios, o por ser rufianes de casta, sino por la dificultad de hallar personal con 8 apellidos catalanes, que sería el mínimo de fanatismo deseable.

Imaginen ustedes por un momento cómo deben ser las entrevistas a las que someten a los candidatos a integrar esa unidad especial de juramentados presidenciales. Llamémosles la «Guardia de la Noche de Torra», esos que vigilan para que ningún “Caminante Blanco español” pueda aproximarse a menos de cien metros de su egregia y oronda figura de tocinillo cebado. En el caso de que algún Gómez, Pérez, Martínez o García, opte al puesto, el tercer grado que deberá superar puede resultar apabullante; veamos algunos ejemplos… «¿Ha leído usted la obra poética de Josep Vicenç Foix i Mas, nos puede recitar algún verso?», «¿Cuál era el nombre real del catalán Miguel de Cervantes?», «¿De dónde zarpó Cristòfor Colom, de Palos de Moguer o de Pals?», «Santa Teresa de Jesús era madre abadesa de… ¿Pedralbes, Poblet o Montserrat?», «¿El Estado Español nos roba mucho, bastante o poco?», «¿Tiene usted carné de la ANC y Òmnium?», «¿Sigue usted al Mosso Albert Donaire en Facebook y Twitter?», «¿Cuántas veces voto el 1 de octubre?», «Supongamos que entra en un bar y el cartel dice “Tenemos tortilla de patatas”; qué haría usted en tal caso: ¿filmar con el móvil y pasar el vídeo por WhatsApp al CDR más cercano, levantar acta y denunciar, o comerse la tortilla de patatas?»  Y ahí lo dejo, que les intuyo de una mala leche de «cullons».

«¿Teme por ventura ese carcamal de pedanía de mala muerte que atenten contra su vida mientras inaugura una explotación de cabras, cabritos y cabrones autóctonos…?»

Así que de este modo, más o menos, serán elegidos para la gloria 150 o 170 fanáticos —hay un baile de cifras según cual sea la fuente consultada— que a partir del 17 de junio integrarán la nueva “Área de Seguridad Institucional” y formarán marciales y dispuestos Síguenos en Twittera todo… Y ésa es otra buena pregunta y tiene su miga; a ver, contesten sinceramente, amigos lectores: ¿Dispuestos a qué? ¿Para qué necesita a todos esos jenízaros estelados el “Muy Hedorable Prasiden” Quim Chistorra? ¿Teme por ventura ese carcamal de pedanía de mala muerte que atenten contra su vida mientras inaugura una granja de cabras, cabritos y cabrones autóctonos; una fábrica de frutos secos en Tarragona; una muestra de alfarería medieval catalana en La Bisbal, o un concurso de cargols a la llauna en Lérida? ¡Porque hacer, lo que se dice hacer, no hace nada más importante el muy inútil!

A mí, personalmente, me cuesta creerlo. Y si me equivoco, perdónenme, pero diría que ni Trump ni ningún líder mundial —salvo quizá Maduro o Kim Jon-un— se mueven rodeados por 170 «barretinero-killers» nasíos pa matá. Ni el Rey, ni Rajoy, ni Pedro Sánchez, van por Madrid con 170 agentes de seguridad, con gafas tipo wayfarer, automática en la axila y pinganillo en la oreja. Aquí debe de haber algo más…

Y ese algo más, según cuentan las malas lenguas botifleras, es Puigdemont, el hombre que pudo reinar pero que optó por salir escopeteado cual rata cloaquera rumbo a un exilio dorado y aburrido en Waterloo. Parece ser, y eso también lo habrán leído o Síguenos en Facebookescuchado, que el muy majadero vive permanentemente obsesionado con su seguridad, convencido de que el CNI del Estado Fascista Español pretende asesinarlo, secuestrarlo, descuartizarlo y convertirlo en pienso para perros. Seguramente se pasa el día como la Vieja del Visillo, controlando desde la ventana a los escasos transeúntes que deambulan por su anodina calle de barrio residencial depresivo, y obligando al alcornoque de Toni Comín a agacharse, cada dos por tres, y comprobar que nadie haya puesto una bomba lapa en los bajos de su coche oficial. 

Parece que Torra, desafiando al Gobierno, al Estado, a los contribuyentes y a la madre que nos parió, hará viajar, aprovechando muchos de sus días libres, a unos cuantos miembros de esa nutrida guardia personal hasta Waterloo, para que paseíllo arriba, paseíllo abajo, velen por la integridad del «Conducator de la República» de modo en que nadie ose acercarse a él más de la cuenta. En el terreno práctico, cotidiano, su misión se limitará a echar la bronca al dueño del perro que deponga ante la puerta de la Casa de la Sublime República Catalana.

Con lo que vamos a pagar en sueldos, dietas y viajes, a esa guardia de élite destinada a preservar la seguridad de un par de caraduras profesionales, se podría pagar a no menos de 30 excelentes médicos y especialistas que vinieran a reforzar nuestra desarbolada sanidad pública. Pero no, eso no toca. Y si usted se tiene que morir, muérase, pero haga el favor de no dar el coñazo, que la culpa de todos sus males y muertes es de España y siempre lo ha sido. Muera, por tanto, como un buen patriota, con el brazo derecho enhiesto, marcial, alzado al estilo romano, un lazo amarillo bordado en el corazón y ese bellísimo himno fúnebre catalán en los labios… Bon cop de falç, defensors de la terra!

Julio Murillo-FirmaPuedes seguir a Julio Murillo en Twitter @JulioMurillo57

A MagazineFranja Patrocinio Patreon & Paypal

Ataraxia Magazine es un digital de lectura gratuito en Internet. Publicamos a lo largo del mes más de una treintena de extensos artículos y columnas de política, sociedad y cultura, fruto del esfuerzo y dedicación de un equipo de más de quince periodistas, escritores, juristas, abogados, economistas y expertos en todo tipo de materias. Cada número supone no menos de 400 horas de trabajo colectivo. Garantizar la continuidad de una iniciativa de estas características sin financiación es imposible. Si te gusta nuestra publicación te pedimos que contribuyas, en la medida de tus posibilidades, a su continuidad; o bien patrocinándola mediante una mínima cuota mensual de 5 dólares (4,45€) a través de PATREON (hallarás el enlace tras estas líneas) o bien aportando mínimas cantidades, a partir de 1€, mediante un micropago utilizando PAYPAL (enlace tras estas líneas). GRACIAS por tu ayuda. Deseamos poder seguir brindando a nuestros lectores textos y contenidos de calidad de forma abierta y accesible a todos.

PATROCINA ATARAXIAMAGAZINE CON UNA CUOTA DE 5$ (4,44€)

anuncio Ataraxia-Patreon

PATROCINA ATARAXIAMAGAZINE CON UNA MICRO DONACIÓN (2€)

 

 

 

 

Micro donación mediante Paypal

Mediante Paypal (no es necesario tener cuenta en Paypal) puedes aportar 2 €, a fin de garantizar la permanencia y viabilidad de tu revista en Internet. Muchas gracias.

€2,00


email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook:

Publicidad Ataraxia magazine

Autor- Julio MurilloImagen de cierre de artículos

 

Anuncios