Shadowman

Captura de pantalla 2019-03-18 a las 16.54.16

juan pozShadowman-interior

La vida en el margen o la historia estremecedora de un artista tan devoto de la creación como de la autodestrucción: Richard Hambleton. «Shadowman», de Oren Jacoby, el reverso de Banksy.


1hy7bqg_115_lt.jpg

Título original: Shadowman Año: 2017 Duración: 83 min. País: Estados Unidos Dirección: Oren Jacoby Música: Joel Goodman Fotografía: Tom Hurwitz, Oren Jacoby, Robert Richman Reparto: Documentary.


Cuando nace el arte urbano en Nueva York son tres los “reyes” de los grafitti, del arte efímero, del Street Art o de los cubreparedes: Hambleton, Basquiat y Keith Haring (de este último se rescató no hace mucho un mural en BCN contra el SIDA). Al poco tiempo, uno de ellos se eclipsa, Hambleton, rechazando la asimilación a los ambientes artísticos asociados a los circuitos de galerías y a la frecuentación de las clases altas del arte y de la vida social. 

richard-hambletonWEB.jpg

Shadowman es una descripción del tipo de grafitis que popularizó Hambleton, figuras negras en las paredes, hechas al amparo de la oscuridad de la noche, según todas las normas de los auténticos grafiteros outsiders, y, al mismo tiempo, la descripción psicológica de la personalidad sombría, introvertida y compleja de quien opta por vivir en los márgenes, adicto a todo tipo de drogas, pero quien, al mismo tiempo, no deja nunca de pintar, ni siquiera cuando se convierte en un homeless.

34_east_12th_street_photographer_hank_oneal

DSC_1915

El documental, que cuenta con imágenes rescatadas de la actividad inicial de Hambleton, cubre todo el periodo vital del artista desde su eclosión en Canadá, su país de origen, con lo que él llamaba crime scenes, dibujos en las aceras de contornos como los de la policía para describir la posición de un asesinado, hasta la efímera fama de que disfrutó junto a Basquiat y Haring, su desaparición durante 20 años en algo bastante más duro que la “travesía del desierto” de que solemos hablar para los “malos momentos” de alguien, y el rescate de su figura por dos jóvenes galeristas que se empeñaron —¡contra el propio Hambleton!— en llevarlo, de nuevo, a la cúspide de la fama y el reconocimiento del que acaso no debería haberse apeado nunca, pero, y eso queda claro en la dura relación de ambos jóvenes con Hambleton, este estaba poseído por el afán perfeccionista y nunca decidía que un cuadro estaba acabado definitivamente. De hecho, y dada su terquedad y su renuencia a aceptar compromisos, más de una vez, ante la exigencia perentoria de que entregara el cuadro por el que había sido pagado muy generosamente, Hambleton cogía una brocha y se lanzaba a la tela para desfigurar la imagen y volverla a retocar… Con todo, consiguen hacer una exposición en la que sus obras alcanzan cifras exorbitantes, pero nada de todo ello cambia la determinación marginal del autor, quien gasta sin ton ni son auténticas fortunas a pesar de que su salud, con un cáncer de piel de por medio, que le iba vaciando parte de la cara, y una escoliosis que había deformado grotescamente la grácil figura de dandy de su juventud, lo condenaban a una supervivencia difícil, ¡y más aún en la calle!

banner-56-3

still_1_3_790x398

En un momento dado, Hambleton desprecia sus shadowmen y se inclina por los paisajes en un cambio de dirección artística que en modo alguno responde al posible interés de los compradores, al tener un no se sabe qué de anodinos, sobre todo por el uso del color intenso, como el rojo de alguna composición que recuerda, dicen algunos críticos, el rojo de la sangre entrando en la jeringuilla que inyecta la heroína… Más tarde inicia una serie de cuadros con el motivo de los rodeos, inspirado por el anuncio de Marlboro, pero con la técnica de los shadowmen, francamente espectaculares. La irrupción en su caótica vida de los galeristas Andy Valmorbida y Vladimir Restoin Roitfeld supone, tras casi 20 años de postración y olvido, la oportunidad de “recuperar” el prestigio que tuvo y que le llevó incluso a desdeñar la petición de Warhol de que le hiciera un retrato. Los dos jóvenes se encuentran con un anciano testarudo, que no quiere vender sus mejores cuadros, porque quiere tenerlos cerca, que camina, por la escoliosis y seguramente una lesión de cadera,  balanceándose al estilo Fraga de sus últimos días, y que vive en lugares inmundos en los que solo el alma caritativa de una antigua novia puede entrar.

d7hftxdivxxvm.cloudfront

maxresdefault

La voluntad autodestructiva de un prodigio del arte, que viajaba por Brooklyn en bicicleta, que fue expulsado de un espacio que le habían cedido y lanzadas sus obras a la basura es totalmente inclasificable. Podemos repasar cualesquiera historias de degradación de las muchas que han alcanzado la fama, pero difícilmente ninguna tenga imágenes tan duras y al mismo tiempo tan líricas como las de este documental sobre la vida de Richard Hambleton. El documental no pretende ser en modo alguno efectista, ni se recrea en la degradación del personaje, sino que se limita a recontar una existencia que optó por los márgenes, por la sordidez y por el arte, desde una suerte de ingenuidad esencial que emparenta a Síguenos en TwitterHambleton con los locos y los niños: seres libres, aunque limitados. Vivió donde quiso vivir. Pintó lo que quiso pintar. Se drogó lo que se quiso drogar, al dictamen de lo que era el mundo en la década de los 80 del pasado siglo. Amó a quien quiso amar. Y fue siempre fiel al estoicismo que gobernaba sus días. Con lo que su vida fue, no hay ni un momento en el documental que la recoge en el que él exprese ni remordimiento ni se lamente por el camino tomado, antes al contrario, hay siempre en él, incluso con sus deformaciones, un punto de orgullo legítimo, el de quien sabe que su obra pertenece a la Historia del Arte con mayúsculas. De hecho, su nombre completo es Richard Art Hambleton

Richard-Hambleton-Untitled-image-via-pinterest

shadowman2

P.S. Aunque a un nivel muy distinto, este documental me ha traído a la memoria la figura de Francisco de Pájaro, un artista urbano de origen extremeño que vivió mucho tiempo en Barcelona y que bajo el lema “El arte es basura” ha compuesto sus obras con las basuras que genera la vida urbana. Ahora está en Londres, pero hubo un tiempo, y Síguenos en FacebookGregorio Luri fue el primero en percatarse de ello, en que “colgaba” sus intrépidas creaciones en las calles de mi barrio, el de San Antonio, en BCN. Huyendo, como Hambleton, de las exigencias y vacuidades de los circuitos de galerías, Pájaro halló una fuente de inspiración asombrosa para un arte a medio camino entre Goya y el expresionismo, tan personal como efímero, aunque en su página de Facebook él deje memoria fotográfica de ello. Lo que sí recuerdo es ver cómo algunas personas se llevaban cuidadosamente alguna de sus obras, las más sencillas, de los contenedores a sus casas… ¡Eso sí que es ojo comercial!

Juan Poz-Firma.jpgPuedes seguir a Juan Poz en Twitter como @JuanPoz9 y también en su excelente blog de crítica cinematográfica «El Ojo Cosmológico de Juan Poz» y en su blog de crítica literaria «Diario de un artista desencajado»

A MagazineFranja Patrocinio Patreon & Paypal

Ataraxia Magazine es un digital de lectura gratuito en Internet. Publicamos a lo largo del mes más de una treintena de extensos artículos y columnas de política, sociedad y cultura, fruto del esfuerzo y dedicación de un equipo de más de quince periodistas, escritores, juristas, abogados, economistas y expertos en todo tipo de materias. Cada número supone no menos de 400 horas de trabajo colectivo. Garantizar la continuidad de una iniciativa de estas características sin financiación es imposible. Si te gusta nuestra publicación te pedimos que contribuyas, en la medida de tus posibilidades, a su continuidad; o bien patrocinándola mediante una mínima cuota mensual de 5 dólares (4,45€) a través de PATREON (hallarás el enlace tras estas líneas) o bien aportando mínimas cantidades, a partir de 1€, mediante un micropago utilizando PAYPAL (enlace tras estas líneas). GRACIAS por tu ayuda. Deseamos poder seguir brindando a nuestros lectores textos y contenidos de calidad de forma abierta y accesible a todos.

PATROCINA ATARAXIAMAGAZINE CON UNA CUOTA DE 5$ (4,44€)

anuncio Ataraxia-Patreon

PATROCINA ATARAXIAMAGAZINE CON UNA MICRO DONACIÓN (2€)

Micro donación mediante Paypal

Mediante Paypal (no es necesario tener cuenta en Paypal) puedes aportar 2 €, a fin de garantizar la permanencia y viabilidad de tu revista en Internet. Muchas gracias.

€2,00


email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Patrocina AtaraxiaMagazine: https://www.patreon.com/ataraxiamagazine 

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook:

Publicidad Ataraxia magazine

Autor- Juan PozImagen de cierre de artículos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s