¿Por qué juzgar? ¿Por qué condenar?

rafael arenas

juzgar-condenar interior

En unos días comenzará el juicio por los hechos de septiembre y octubre de 2017. Serán muchas las voces que se preguntarán si tal juicio tiene sentido y que plantearán que quizá hubiera sido mejor dejar correr el asunto y no “judicializarlo”.

Los nacionalistas apelarán al victimismo y se repetirán las noticias sobre las familias de los acusados y el dolor de no poder mantener una relación familiar normal con ellos. Bienintencionados (o no tanto) grupos de apoyo a minorías y de defensa de los derechos humanos apelarán al derecho de manifestación, al reconocimiento a la desobediencia civil y a otros conceptos que giran en torno a la conveniencia de que en determinados casos los delitos no sean perseguidos.

Ante todo esto debemos reflexionar sobre las preguntas que encabezan este artículo: ¿por qué han de ser juzgados? En su caso… ¿por qué han de ser condenados?

Para responder lo primero en lo que tenemos que reparar es en lo sucedido en aquellos dramáticos meses de 2017. En ellos, y lo que diré no son más que hechos por todos conocidos, se aprobaron en el Parlamento de Cataluña leyes que derogaban la Constitución en la Comunidad Autónoma; esta derogación vino acompañada de una abierta desobediencia de la Generalitat al Tribunal Constitucional y de la puesta de la policía regional al servicio de tal desobediencia. Esa desobediencia implicó la ocupación de edificios públicos para la realización de actividades ilegales en contra de las órdenes judiciales, la creación de censos también ilegales en los que se introdujo al margen de la voluntad de los ciudadanos sus datos personales, y la emisión de órdenes para participar en actos ilegales (las convocatorias para ser miembros de las mesas del referéndum).

«La ocupación de los edificios públicos el fin de semana del 1 de octubre fue organizada por grupos denominados CDR y vinculados –aparentemente– con organizaciones como ANC y Omnium.»

No solamente la administración de la Generalitat y las administraciones locales estuvieron implicadas en estos hechos. La ocupación de los edificios públicos el fin de semana del 1 de octubre fue organizada por grupos denominados CDR y vinculados –aparentemente- con organizaciones como ANC y Omnium. En aquellas semanas también se vivieron acosos a policías fuera de servicio y una enorme tensión social, que incluyó barricadas, ataques a sedes de partidos constitucionalistas y un aberrante “paro de país” apoyado por administraciones e instituciones (Universidades, por ejemplo). Finalmente, se realizó una declaración de independencia el día 10 de octubre y otra el 27 del mismo mes.

Los acusados en el juicio que se desarrollará en los próximos meses lo son por haber participado en todos o algunos de los hechos que acaban de ser resumidos. Será en el juicio donde se deba probar su efectiva implicación en los mismos; lo que podría derivar en su condena; pero antes de llegar a esta hemos de responder a la cuestión que precedería a dicha condena, la de si han de ser juzgados.

Negar que sean juzgados implica tanto como afirmar que los hechos que acaban de ser detallados no pueden ser objeto de reproche penal alguno. ¿Cómo puede sostenerse eso? ¿Alguien puede mantener seriamente que el Derecho penal nada tiene que decir ante lo que se acaba de relatar? No entraré aquí en las calificaciones posibles, que ya han sido abordadas en otros trabajos, porque a los efectos que aquí interesan basta con comprobar que existen indicios que de que algún delito se pudo haber cometido, y existiendo esos indicios el juicio es necesario porque de existir tales indicios y no juzgarlos ¿cuáles serán las consecuencias?

«Negar que sean juzgados implica tanto como afirmar que los hechos que acaban de ser detallados no pueden ser objeto de reproche penal alguno. ¿Cómo puede sostenerse eso?»

Aquí llegamos al núcleo del problema. Creo que la mayoría de los que piden que no sean juzgados quienes participaron en los hechos de septiembre y octubre de 2017 no es que nieguen que puedan haberse cometido delitos, sino que lo que pretenden es que “estos” delitos no sean juzgados. Quizás asumen que al tratarse de delitos dirigidos contra la organización del Estado éste puede mirar para otro lado y reconducir el conflicto a un marco exclusivamente político.

Esta perspectiva desconoce que no solamente la organización del Estado, la Constitución y la integridad territorial estuvieron amenazadas, sino que derechos concretos de los ciudadanos fueron afectados. Claramente en lo que se refiere a la utilización de los datos de carácter personal de los mismos; pero también en lo relativo a la derogación de la Constitución y la declaración de independencia. Fuimos muchos los que sentimos que nuestros derechos fundamentales nos eran arrebatados cuando la Ley de Transitoriedad derogó la Constitución y los que sentimos como una pérdida personal que el lugar en el que vivimos dejara de ser parte de España y de la Unión Europea. Los derechos que hubiéramos perdido en caso de que la secesión hubiera triunfado incluirían el de poder desplazarnos libremente a otras partes de España o de la UE y, probablemente, también la consecuencia de o bien perder nuestra nacionalidad española o tener que vivir como extranjeros en Cataluña.

«Fuimos muchos los que sentimos que nuestros derechos fundamentales nos eran arrebatados cuando la Ley de Transitoriedad derogó la Constitución y los que sentimos como una pérdida personal que el lugar en el que vivimos dejara de ser parte de España y de la Unión Europea.»

No, no eran solamente las instituciones las afectadas, sino también los ciudadanos. Ciudadanos concretos con concretos derechos vulnerados.

Es por esto que la justicia no podía mirar para otro lado. En los estados democráticos no es optativo cumplir o no con la ley y con las decisiones judiciales, porque la ley y las decisiones judiciales son las que garantizan la igualdad de todos. Si unos se creen en la posición de incumplir impunemente la ley ¿en qué situación deja eso al resto? ¿somos también libres para incumplir la ley o, por el contrario, deberemos admitir que somos ciudadanos de segunda que, a diferencia de los de primera categoría no disponemos de la capacidad de infringir la ley y, a la vez, reclamar que no se actúe contra nosotros?

Creo que es necesario reparar en esta perspectiva cuando se habla de no juzgar a los implicados en los hechos de septiembre y octubre. En Cataluña durante décadas los no nacionalistas hemos sentido que no se nos consideraba como ciudadanos plenos. Las instituciones públicas se adscriben indisimuladamente al nacionalismo, los medios públicos de comunicación hacen propaganda nacionalista y nuestras reclamaciones para que las escuelas incluyan una presencia mínima de castellano y hagan una presentación objetiva de la historia son sistemáticamente desatendidas. ¿Se confirmará ahora esta condición de ciudadanos de segunda al hacer expreso que aquello a lo que estamos nosotros obligados, cumplir la ley, no se extiende a los nacionalistas, quienes pueden delinquir impunemente?

Creo que hay políticos, partidos, medios y opinadores en España que desconocen absolutamente la perspectiva que acabo de esbozar y, por tanto, no se dan cuenta de lo ofensivo que a muchos nos resulta que se plantee dejar pasar por alto lo sucedido en 2017.

Así pues, los implicados en los hechos de septiembre y octubre del año pasado han de ser juzgados. La democracia española no resistiría la quiebra del Estado de Derecho que resultaría de que se dejaran de perseguir determinados delitos.

«Y si se plantean indultos, amnistías o cualquier otra medida de gracia, piénsese en los muchos que hemos sido víctimas y reflexiónese sobre si tales medidas se concederían a otros delincuentes que no fueran nacionalistas.»

En el juicio se verá si los acusados merecen reproche penal por lo sucedido. Esta es una cuestión técnica, de la que me ocupé en otro artículo de Ataraxia Magazine, y en la que aquí no entraré. No es evidente que sean penalmente responsables de cada uno de los delitos por los que son acusados y, por tanto, tenemos que estar también abiertos a la posibilidad de que haya absoluciones o condenas mucho menores que las que pide la acusación; pero si esto sucede deberá ser por razones estrictamente jurídicas, no políticas.

Y si, por el contrario, actuando en Derecho, han de ser condenados, no puede hacerse otra cosa que condenarlos, y a partir de ahí deberán cumplir su condena como cualquier otro delincuente. Y si se plantean indultos, amnistías o cualquier otra medida de gracia, piénsese en los muchos que hemos sido víctimas y reflexiónese sobre si tales medidas se concederían a otros delincuentes que no fueran nacionalistas.

Rafael Arenas

Puedes seguir a Rafael Arenas en Twitter y también en su página personal “El Jardín de las Hipótesis”

Logo cierre artículos

email de contacto: ataraxiamagazine@gmail.com

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/ataraxiamag

Síguenos en Facebook:

Autor- Rafael ArenasImagen de cierre de artículos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s