Mala hoja

Cabecera El Invitadomala hoja-interior

En febrero de 1874 dos empresarios españoles, un tabaquero y un azucarero, coinciden en un restaurante de La Habana y comparten sobremesa después de cenar por separado. En el tiempo que tardan en fumarse un cigarro se confiesan los motivos por los que abandonaron España, sus comienzos en la isla, el secreto de sus fortunas… A ambos les une la reciente muerte de sus mujeres y les separa su concepto del mundo. El relato sobre la elaboración del cigarro perfecto hace de fiel entre el sórdido retrato de la esclavitud española en Cuba y una sensual historia de amor.

Esta es la sinopsis de Mala hoja, simple y escueta, una novela construida sobre una conversación fortuita de dos desconocidos. La narración es en presente, de modo que el lector siente que está sentado a la misma mesa, escuchando todo lo que se dice y con el poder añadido de leer las mentes de los contertulios.

Todo empezó por el tabaco, por la idea de convertir en literatura un proceso tan complejo como la elaboración de los cigarros, un mundo colorido lleno de aromas y sabores. A partir de ahí, el resto vino obligado. Si iba a escribir sobre tabaco, lo lógico era que el marco fuese Cuba, y como yo hablo español con giros y expresiones peninsulares los personajes tenían que ser españoles, lo que me llevaba a la época anterior a la independencia de la isla. Y en cuanto empecé a investigar en ese periodo, la esclavitud ocupó todo el cuadro.

Es la primera vez que abordo el siglo XIX, y eso que hasta la fecha he publicado varias novelas consideradas históricas: la trilogía de Isidoro Montemayor (Ladrones de tinta (2004), El gabinete de las maravillas (2006) y El reino de los hombres sin amor (2014)) ambientada en el primer cuarto del siglo XVII; El olor de las especias (2002), en el siglo X, y Caminarás con el sol (2011), a principios del siglo XVI. Escribí también un thriller actual con el trasfondo de la evolución titulado Las caras del tigre (2009), y un par de ensayos: Apuntes sobre el mundo de don Quijote (2016), y La oposición. Un relato sobre la invención de la historia (2016). Este último está planteado como un diálogo en el que desarrollo la tesis de que la historia es una materia plástica que no se narra mirando hacia el pasado, como nos han enseñado, sino al futuro, tema que da para infinitas tertulias.

Decía que es la primera vez que trato el siglo XIX, y les aseguro que no será la última. Es tan rico que tuve que hacer un verdadero esfuerzo de contención para mantenerme en el plan original de modo que la novela, maravillosamente editada por Reino de Cordelia, apenas supera las páginas necesarias para narrar una particular historia de amor -que al final es lo que de verdad importa-, por encima de la esclavitud y del tabaco.


Mateo-Sagasta-A6130465-m.jpg

ALFONSO MATEO-SAGASTA (Madrid, 1960), historiador y escritor, ha publicado hasta el momento numerosos relatos y artículos, dos ensayos y siete novelas. Ha obtenido tres veces el premio Espartaco de Novela Histórica (2005, 2007, 2015), el Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza (2005) y el Premio Caja Granada de Novela Histórica (2011).


Imagen de cierre de artículos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s