La Tierra plana

Licencia para dudar logo

Orlando-Ferguson-flat-earth-map_edit

 

Las conspiraciones son tan antiguas como la humanidad, y básicamente consisten en que un número indeterminado de personas se unan con un mismo fin, que por lo general es hacer daño a alguien que casi siempre está por encima. Bueno, más o menos. Pero otra cosa son las “Teorías de la Conspiración”, o dicho con más exactitud: teorías conspirativas, expresión que comenzó a usarse a principios del siglo XX. ¿Muy a principios? No lo sé. No me pidáis demasiada precisión, que tampoco soy la Enciclopedia Británica. Bien, las teorías conspirativas surgen de la necesidad de encontrar una explicación plausible a determinados sucesos, cuya versión oficial suele oscilar entre lo dudoso y lo absolutamente inverosímil. Los fanáticos de las teorías conspirativas están convencidos de que casi todo lo que ocurre suele ser fruto de una conspiración por parte de gobiernos, grandes empresas, organizaciones religiosas, o mafiosas, y en ocasiones todas a la vez. De ahí que a lo largo de todo el siglo veinte y también el actual, hayan surgido multitud de versiones alternativas en relación a hechos misteriosos, o de gran impacto social e histórico. Por ejemplo; ¿Quién mató a Kennedy? ¿Realmente el hombre llegó a pisar la luna? ¿Posee el gobierno de Estados Unidos pruebas irrefutables sobre la existencia de extraterrestres? ¿Está hueco nuestro planeta y habitado por reptilianos? ¿Se suicidó Hitler en su búnker, o huyó a Sudamérica, donde se hizo una operación de cambio de sexo para posteriormente viajar a Hollywood y convertirse en una estrella llamada…? 

Bueno, en realidad esa última teoría es cosa mía, así que mejor olvidarnos de ella. O sucesos más cercanos, pero no por ello menos trascendentes… ¿Fue accidental que en la nochevieja de 1987, a Sabrina se le saliera un pecho, o formaba parte de una conspiración minuciosamente orquestada con el fin de provocar una reacción en la sociedad española? ¿Apareció alguna vez el pendiente perdido de Lola Flores, o permanece oculto en la mansión de algún excéntrico coleccionista de reliquias? Todas esas teorías, y muchas otras que no voy a mencionar, han hallado eco entre los fanáticos de las teorías conspirativas; pero hay una, por encima de todas ellas, que en los últimos años ha proliferado de manera abrumadora, y que a mí, particularmente, me provoca un profundo desasosiego. Algo que, de resultar cierto, derrumbaría los cimientos de nuestra civilización; cambiaría el curso de la historia, y dejaría obsoletas todas las películas de ciencia ficción rodadas hasta ahora. Excepto una, cuyo nombre no recuerdo, pero que al parecer también defiende esa teoría.

Flammarion

Sí, amigos, me estoy refiriendo a los ¡¡¡Tierraplanistas!!! que como todo el mundo sabe son aquellos que defienden que nuestro planeta Tierra, lejos de parecerse a un balón de Nivea hinchado al noventa y cinco por ciento es, efectivamente, PLANO. Tampoco quiere decir que sea plano, plano, como el encefalograma de Gabriel Rufián, pero lo que no tiene, según dicen ellos, es forma esférica, tal como venimos creyendo durante siglos. Los «tierraplanistas» aseguran que somos víctimas de un colosal engaño orquestado principalmente por la NASA, así como por las demás agencias espaciales, en el cual colaboran agencias secretas, gobiernos, científicos y el gremio de fabricantes de globos terráqueos en miniatura.

No hace mucho tuve la oportunidad de hablar sobre este tema con un amigo «tierraplanista», a quien llamaré “X”, para proteger su identidad, de modo que nadie sepa que se trata de Juan de Dios Salas, vigilante de seguridad en una fábrica de productos químicos actualmente en paro debido a una reestructuración de plantilla. Después de una hora y media escuchando sus argumentos, comencé a dudar de casi todo, incluso de mi propia cordura. Y es que hay que admitir que algunos de sus argumentos dan que pensar. Como por ejemplo el de que si miras al horizonte, especialmente la línea del mar, siempre verás una línea perfectamente horizontal y sin ninguna curvatura. Es cierto, lo he comprobado. Cuando le pregunté por qué los planetas que vemos en el cielo son todos redondos, como por ejemplo, la luna, los mires desde donde los mires —lo que sería evidencia de que tienen forma esférica—, me explicó que el cielo, en realidad, es una enorme cúpula que cubre la tierra y que lo que vemos no es más que una proyección, puesta ahí por alguien… ¿Dios, la NASA, los extraterrestres? No se sabe. Pero entonces me acordé de aquella película, “El Show de Truman”, donde el protagonista vivía en un mundo ficticio creado exclusivamente para hacerle creer en una realidad que no existía. Y le vi sentido a sus argumentos. Otro punto fundamental sobre el que se sustenta su teoría es el de que la gravedad no existe. Si la fuerza de la gravedad es tan fuerte como para mantener pegados a la tierra a los océanos, los edificios y a todas las cosas, sin que salgan disparadas cuando la tierra gira, entonces ¿cómo es que vuelan los aviones? Claro, si te cargas la gravedad, muchos de los argumentos científicos sobre la tierra se quedan en bolas y la cosa se complica. Además, si la tierra girase, un avión no necesitaría desplazarse, le bastaría con quedarse quieto, flotando como un helicóptero, y esperar a que apareciera bajo él el punto al que pretende llegar, y entonces descender.

Otro de sus aplastantes argumentos es el de los polos. Según ellos, el polo sur es un infranqueable muro de hielo que rodea todo el perímetro de la Tierra. Razón por la cual nunca se ha dado el caso de que alguien lo haya atravesado, llegando, por ejemplo, desde la Patagonia a Australia. El polo norte sí, pero es que éste se encuentra situado justo en el centro del planeta, como una isla en torno a la cual se encuentran todos los demás continentes.

maxresdefault

En la imagen se puede ver el logotipo de las Naciones Unidas, que, según los «tierraplanistas», refleja cómo sería realmente nuestro planeta. Lo que demuestra que los poderosos saben cuál es la verdad y se burlan de nosotros poniéndola delante de nuestras narices. Por cierto… ¿“planeta” viene de “plano”? ¿Estará ahí la clave de todo?

Y podría escribir muchas páginas más sobre este tema. Internet está lleno de sitios que podéis investigar vosotros mismos si os sobra el tiempo. O también puedo daros el teléfono de Juan de Dios, perdón, de “X”, y lo llamáis vosotros mismos; estará encantado de relataros sus argumentos. Además ahora le ha dejado la novia y no tiene muchos amigos, así que le vendrá bien charlar.

Bueno pues esto es todo. Las teorías conspirativas son realmente apasionantes y están por todas partes. Las élites conspiran a diario para ocultarnos la realidad y así someternos como ellos quieren. Pero la verdad, amigos, está ahí fuera.

Autor- JJorge Rodríguez Rueda

Puedes seguir al escritor Jorge Rodríguez Rueda en Facebook y en Twitter Si su novela, “Gente Corriente”, no está disponible en tu librería habitual puedes adquirirla en Amazon.

Imagen de cierre de artículos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s